La UE culpa a EE UU de la crisis y pide que asuma su responsabilidad

La Comisión Europea ha lamentado hoy que la Cámara Baja del Congreso de EE UU haya rechazado el plan de rescate financiero del presidente, George W. Bush, y ha recordado a EE UU que tienen una parte importante de la responsabilidad de que la crisis que vive actualmente todo el sistema financiero mundial. Por ello, llama bruselas al gigante norteamericano a asumir esa responsabilidad, porque la UE ya lo está haciendo en la parte que le toca.

Johannes Laitenberger, portavoz de la Comisión, lo ha dicho muy claro: "EE UU debe asumir su responsabilidad en esta situación", de la que es responsable en gran parte. "El voto de ayer en la Cámara de Representantes fue una decepción. Las turbulencias financieras a las que nos enfrentamos vienen de EE UU y se han convertido en un problema global", ha dicho Laitenberger.

Para solucionarla, ha llamado a un acuerdo para la rápida aprobación del plan de rescate elaborado por la Administración Bush, discutido durante todo el fin de semana entre congresistas demócratas y republicanos y representantes del Gobierno y finalmente rechazado ayer en la Cámara de Representantes, la Baja del Parlamento estadounidense, en particular por la oposición de los republicanos, que votaron en masa contra su jefe, instalado en la Casa Blanca. "EE UU tiene una responsabilidad especial en esta situación y contamos con que la decisión [aprobar el plan de rescate] se tome lo antes posible", ha dicho. "EE UU debe hacer gala de sentido político por el bien de su propio país y por el bien del resto del mundo".

Frente a EE UU, ha subrayado que las autoridades europeas están asumiendo su responsabilidad, con acciones, en algunos casos concertadas, para apoyar al sector financiero y mostrando compromiso con la cooperación a nivel internacional. En este sentido ha aludido a la operación de rescate del banco franco-belga Dexia y a la decisión del Gobierno irlandés de garantizar durante los dos próximos años todos los depósitos de los seis bancos del país. También ha recordado la iniciativa del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de convocar una cumbre del G-8 -los países más industrializados: EE UU, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Japón y Canadá más Rusia- junto con otros países para hacer frente a la crisis. Antes, habrá una reunión previa con los integrantes europeos del G-8 y los presidentes del BCE, la Comisión Europea y el Eurogrupo. Así, la UE podrá fijar una posición común.

También la canciller alemana, Angela Merkel, se ha unido a la opinión de la Comisión, llamando a los legisladores estadounidenses a salvar sus diferencias y aprobar el plan de rescate elaborado por su Gobierno.