IPC

González-Páramo prevé un periodo "prolongado" en Europa con una inflación superior al 2%

El miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) José Manuel González-Páramo pronosticó hoy un periodo "prolongado" con niveles de inflación "por encima del 2%" en la zona euro, y señaló que para volver al crecimiento es necesario contener el nivel de precios.

Durante su intervención en unas jornadas sobre 'Globalización, estabilidad macroeconómica y política monetaria', González-Páramo advirtió, además, de que si los efectos indirectos y de segunda ronda de la inflación se "generalizan", el BCE habrá "fracasado".

El consejero del BCE apuntó como principales "riesgos" para la economía las "nuevas subidas de los precios de la energía y las materias primas", el hecho de que "las tensiones en los mercados financieros afecten en la economía real de forma más adversa que lo anticipado" y las "presiones inflacionistas y los desequilibrios macroeconómicos globales que no acaban de resolverse".

En este contexto, estimó un periodo "prolongado", a "medio plazo", en el que la inflación se situará muy por encima del 2%, lo que conllevará "efectos indirectos y de segunda ronda".

Respecto a éstos últimos afirmó que en algunos países están "institucionalizados", lo que, según dijo, es "incompatible" con el funcionamiento de la Unión Monetaria, por lo que deben ser "abolidos", ya que "son causa de paro masivo". Es por ello, que consideró que en caso de "generalizarse", el BCE habrá "fracasado".

Tras recordar que las previsiones de la inflación por parte del del BCE para este se sitúan entre el 3,4% y 3,6%, y entre el 2,3% y el 2,9% en 2009, reiteró que la inflación estará "a medio plazo" por encima de los objetivos del BCE, y por tanto, de su "definición de estabilidad".

En este sentido, advirtió del "peligro" que supone el hecho de que los españoles hayan "perdido el miedo a la inflación", lo que calificó de "muy preocupante", ya que "no es buena amiga del crecimiento" y es "enemigo número uno del paro". "Hay que "contener la inflación para volver a crecer, sentenció.

Según explicó, mientras que esta cuestión es "el primer problema" para los ciudadanos de la mayoría de países europeos, por encima del terrorismo, la vivienda o la crisis económica, en España está por debajo de todas estas preocupaciones.