Mercados

El Ibex 35 cierra agosto con una caída del 1,46%

Es el cuarto mes consecutivo que la Bolsa española cierra en negativo. Tras rozar los mínimos de julio, amortigua las pérdidas al recuperar un 1,8% en la última semana.

Wall Street ha sido el balón de oxígeno para los mercados europeos. Los favorables datos económicos publicados en Estados Unidos, que alejan los temores a una recesión, han dado una tregua a las Bolsas, que han vivido un mes de agosto muy volátil y con unas cifras de contratación bajo mínimos. Al final, el saldo queda prácticamente en tablas. El Ibex 35 cierra con una caída mensual del 1,46% (en la semana ha avanzado un 1,83%), que le sitúa en los 11.707,3 puntos, después de haber llegado a rozar los mínimos de julio. Se trata del cuarto mes consecutivo que el índice selectivo acaba en negativo y del peor comportamiento de toda Europa. Londres ha avanzado un 4,1% y París un 2,05%, mientras que Fráncfort sólo ha perdido en el mes un 0,88%. El Dow Jones estadounidense, por su parte, subió durante agosto un 1,43,%; el S&P un 1,20% y el Nasdaq, un 1,77%.

La mayoría de los expertos aún recomienda prudencia. Consideran que el cariz de la situación, tanto económica como financiera, aún no ha mejorado por completo. 'En EE UU, la finalización de los estímulos fiscales a los consumidores traerá una situación más problemática en los siguientes trimestres para el consumo', asegura en un informe Banco Urquijo. Esta firma añade que la mejora del PIB del segundo trimestre -creció un 3,3%, frente al 2,7% estimado- puede haber sido algo puntual, ya que se ha debido a la aportación del comercio exterior y a una menor contribución negativa de los stocks.

Además, los analistas recuerdan que tampoco se han calmado las aguas dentro del sector financiero, a pesar de que se hayan apaciguado las especulaciones sobre el futuro de las dos mayores sociedades hipotecarias estadounidenses (Fannie Mae y Freddie Mac) y el banco de inversión Lehman Brothers. De momento, explican, los mercados de crédito siguen cerrados, lo que refleja la desconfianza que existe en el sistema.

Bankinter ha ganado en el mes casi un 19%, mientras que Santander se deja un 6,7% y BBVA pierde un 2,28%

El sector bancario, de hecho, ha vuelto a ser uno de los protagonistas del verano, con fuertes oscilaciones en sus cotizaciones, que se han movido al son de las noticias positivas o negativas que iban salpicando los mercados. Entre las entidades españolas, el balance es bastante desigual. Bankinter ha conseguido recuperar un 18,98% en el mes, la mayor subida del Ibex, tras haber tocado a mediados del pasado julio los niveles más bajos en cuatro años. Las acciones de Banco Santander, sin embargo, se han depreciado un 6,73%, las de Banesto un 3,8% y las de BBVA, un 2,28%.

El rebote de esta semana, además, podría ser efímero, a juicio de los analistas. 'Va a seguir la misma tónica, de movimiento lateral. La cuestión es qué va a ocurrir con el sector bancario. No hay la misma tensión de hace unos meses, pero las cosas siguen sin estar claras. El problema es cómo van a poder generar negocio en los próximos años según está la situación del mercado hipotecario en España, por ejemplo', afirma Fernando Hernández, responsable de gestión de Inversis.

El panorama desde el punto de vista técnico tampoco es muy alentador. 'Los índices europeos recuperan una situación lateral a corto plazo y en caso de los americanos con sesgo correctivo alcista. Aún así, seguiremos manteniendo la prudencia sobre este movimiento de repunte con bajo volumen y volatilidad ya que las presiones bajistas pueden volver en cualquier momento', señalan en Banco Urquijo. Mientras el Ibex se mantenga dentro del rango 11.185/12.000 la situación será lateral sin definición alcista, apuntan.

Petróleo

El mercado ha dejado patente un mes más su extrema fragilidad, aunque los analistas reconocen que las valoraciones de las compañías son ya muy atractivas y esto podría desencadenar una remontada. Eso sí, siempre y cuando no se conozca una nueva noticia o referencia negativa, tanto en el plano macroeconómico como en el financiero, y el petróleo continúe su corrección. El viernes, el crudo cayó un 0,11%, hasta los 114,05 dólares por barril, debido a los temores de que la tormenta Gustav se convierta en huracán y arrase las instalaciones petrolíferas del Golfo de México. Hasta entonces, no obstante, el petróleo se había convertido en uno de los revulsivos de las Bolsas (en agosto ha tocado mínimos en 110 dólares).

De momento, las Bolsas arrancarán septiembre con importantes citas, como el dato de desempleo en EE UU, y con la reunión del BCE.

La opinión de los analistas

Mariano Sancho. Director de mercado de capitales de Riva y García. 'La mejora del clima económico en EE UU, el descenso del petróleo que no ha sido del todo recogido por los mercados y el periodo preelectoral hacen posible que se intente romper en los próximos meses la resistencia de los 14.000 puntos. Las caídas en algunos valores han sido muy fuertes y si recuperan sus precios objetivos el Ibex podría situarse en esta zona'.

Nicolás López. Director de análisis de M&G Valores. 'El escenario macroeconómico y de beneficios no permite ser demasiado optimista. Es posible que en octubre se vuelvan a ver los mínimos; es un mes propicio para que los mercados toquen el suelo e históricamente es cuando se han marcado. El Ibex puede mantenerse durante un tiempo en la banda entre los 11.000 y los 12.000 puntos, pero de momento es difícil ir más allá'.

José Luis Martínez. Estratega de Citi en España. 'Ha sido un verano inestable, pero tranquilo, con unos inversores cada vez más pesimistas. El mercado ahora es muy propenso a grandes subidas sólo con que no pase nada. Es decir, si la inflación se modera, si cambia el contexto de tipos y con la actual valoración de las Bolsas, podemos asistir a un rally intenso que puede durar bastante tiempo'.

Fernando Hernández. Responsable de gestión de Inversis. 'Los mercados no tienen un rumbo fijo y se han movido este mes de forma caótica. Sigue habiendo muy poco volumen. Lo que ocurre es que una vez que el mercado ha caído de una forma abrupta empieza a haber la sensación de que las valoraciones son atractivas, pero la situación aún no está clara y se han puesto en duda los beneficios de los próximos dos años'.

Jesús Muela. Director de análisis de GVC. 'Va a ser un trimestre tan complicado como lo que llevamos el resto del año. Aún no conocemos si ciertas economías se siguen desacelerando o si otras han tocado fondo, como EE UU. Tampoco hay confianza en el sector financiero y sin crédito no hay consumo. Esperamos nuevos recortes antes de fin de año y no hay que descartar volver a los mínimos'.