Mercados

La fuerte caída de Wall Street trunca el rebote de las Bolsas europeas

La incertidumbre persiste sobre las Bolsas mundiales, aquejadas por las dudas sobre la debilidad del sector financiero, el temor a otro brusco repunte del petróleo y las señales de recesión económica. En una jornada dominada de nuevo por la volatilidad, la apertura bajista de Wall Street truncó el rebote del Ibex, que cerró con un descenso del 0,07%.

Los inversores prefieren andar con pies de plomo, en un contexto en el que aún no se ha certificado cuál va a ser la duración y profundidad de la actual crisis económica mundial. Con esta premisa, y con unos volúmenes de negocio en mínimos que reflejan la prudencia de los ahorradores a tomar decisiones en plena época estival, las Bolsas arrancaron ayer la tercera semana de agosto con titubeos. El Ibex 35 intentó consolidar su segundo rebote consecutivo por la mañana (el viernes avanzó un 0,68%), pero la apertura bajista de Wall Street frustró la remontada. Terminó con una pérdida del 0,07%, que le sitúa en los 11.677,50 puntos. En Europa, París se dejó un 0,11%, Londres un 0,08% y Fráncfort, un 0,20%.

En Estados Unidos, los índices siguieron los dictámenes del petróleo, cuyo precio volvió a rebasar ayer los 115 dólares por barril. Esto, junto a los persistentes rumores sobre algunas entidades financieras, provocó fuertes caídas. El Dow Jones sufrió un recorte del 1,55%, el Standard & Poor's, del 1,51% y el Nasdaq, del 1,45%.

Sector financiero

El mercado vuelve a especular con la posibilidad de que las dificultades que atraviesan las sociedades hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac obliguen al Tesoro americano a inyectar capital en ambas entidades, mientras que sobre el banco de inversión Lehman Brothers suenan otra vez los tambores que alertan de su posible quiebra. Unos temores que provocaron la caída en picado de sus cotizaciones. Fannie Mae cedió un 22,25%, Freddie Mac, un 24,96% y Lehman Brothers, un 7,05%.

El resto del sector financiero europeo se contagió de este pesimismo. En España, la caída más abultada la protagonizó Banco Popular, con una depreciación de sus acciones del 1,22%. Le siguieron BBVA y Santander, que perdieron un 0,43% y un 0,33%, respectivamente. En Europa, los más castigados del sector bancario fueron los británicos: Barclays cedió un 2%, Lloyds TSB un 1,92% y Royal Bank of Scotland un 1,83%.

En el lado opuesto de la balanza, Red Eléctrica se anotó un 2,62%, Bankinter un 1,31% y Ferrovial un 1,05%. Entre los pesos pesados del Ibex, la cotización de Telefónica mejoró un 0,72% y la de Repsol un 0,69%, lo que evitó que las pérdidas fueran mayores.

Los expertos insisten en que esta tónica se mantendrá durante un tiempo. 'Considero que el riesgo de más recortes en las Bolsas es elevado, aunque en cualquier caso no espero que sean significativos', explica José Luis Martínez, economista de Citi en España.

Además, este experto advierte que el volumen de contratación es mínimo, lo que obliga a la cautela. Añade que en las próximas semanas podría producirse una recuperación de los precios del crudo y una caída del dólar. El billete verde cotizó ayer frente a la divisa europea a 1,4726 dólares por euro, frente a los 1,468 dólares del pasado viernes.

En el aspecto técnico, las previsiones tampoco son muy halagüeñas. 'En el mercado pesan más las incertidumbres económicas que la actual corrección del precio del petróleo, por lo que no podemos descartar que, si el Ibex rompiera la primera referencia de soporte en 11.320 puntos, volviera a tocar los mínimos de julio en 10.932 puntos', apuntaba ayer Banco Urquijo en un informe.

Como referencia de la magnitud de la crisis, el mercado contará hoy con la publicación en Estados Unidos de los datos de viviendas iniciadas y permisos de construcción del pasado mes de julio, mientras que en la zona del euro se conocerán esta semana diferentes indicadores sobre la evolución de la actividad económica (índices PMI del sector manufacturero y servicios).

LA CIFRA

1.627 millones de euros fue el volumen negociado ayer en el continuo, la cifra más baja del año. En agosto, la media diaria ha sido de 3.919 millones de euros.

La deuda sube por sexta sesión

La incertidumbre que se cierne sobre las economías española y europea ha empujado a los inversores a refugiarse en la renta fija. La deuda europea a largo plazo ha subido en las últimas sesiones, arrastrando a la baja el rendimiento de estos activos, que se mueve de manera inversa al precio.

El tipo de interés de la deuda española a 10 años se situó ayer en el 4,486% después de seis sesiones consecutivas de descensos. Se trata del nivel más bajo desde mediados de mayo de este año.

En plazos más cortos también se aprecia la huida del riesgo de los inversores. El tipo del bono español a dos años cerró ayer a 4,129%, también el nivel más bajo desde mayo.

Entretanto, el euríbor a 12 meses, indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas se situó en el 5,304%, el nivel más bajo en dos meses y medio. Este índice marco su máximo del año el 13 de junio en el 5,439%.