Según la prensa

Citigroup negocia recomprar miles de millones en instrumentos de deuda

El banco estadounidense Citigroup negocia con representantes de las autoridades federales y del Estado de Nueva York poner fin a las acusaciones sobre malas prácticas en el mercado de instrumentos de deuda a largo plazo con tipos de interés subastables (ARS) mediante el pago de una multa y la recompra de miles de millones de dólares en ese tipo de activos ilíquidos que actualmente están en manos de inversores, informa el diario 'The Wall Street Journal citando a fuentes conocedoras de la situación.

De acuerdo con la información del periódico, Citigroup ha mantenido contactos a lo largo de esta semana con representantes de la oficina de Andrew Cuomo, con reguladores estatales y con la Comisión de Valores de EE UU (SEC).

Si Citigroup alcanzara un acuerdo, algo que aún no está claro, podría verse obligado a destinar más de 5.000 millones de dólares (3.243 millones de euros) en recomprar valores que actualmente están en manos de inversores individuales, cuyo dinero quedó atrapado por la 'congelación' del mercado para este tipo de instrumentos de deuda, según indicaron fuentes conocedoras de las negociaciones. Asimismo, el banco podría tener que pagar una multa de hasta 100 millones de dólares (65 millones de euros).

El fiscal general del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, amenazó el pasado viernes a Citigroup con presentar una demanda contra el banco por presunto fraude en la comercialización de ARS, al considerar que la entidad había asesorado incorrectamente a sus clientes al indicar que estos activos eran "seguros, líquidos y casi equivalentes a dinero en efectivo".

Asimismo, la oficina del fiscal también estimó que Citigroup tampoco había informado a los inversores de que el mercado para este tipo de valores se había mantenido a flote desde agosto de 2007 y hasta principios de 2008 porque la propia entidad había pujado por esos valores en las subastas.

Por otra parte, un posible pacto podría abrir la puerta a nuevos acuerdos entre los reguladores y otras instituciones financieras involucradas en procesos similares, como UBS y Merrill Lynch.