Bolsa de Nueva York

Wall Street festeja la caída del petróleo y se anota su mayor subida en cuatro meses

Wall Street celebró ­al igual que las principales bolsas europeas- la caída del precio del petróleo, que cerró por debajo de los 120 dólares por primera vez en tres meses. El Dow Jones se anotó un 2,94%, su mayor subida desde el 1 de abril, y consiguió reconquistar los 11.600 puntos. El buen dato del sector de servicios y la decisión de la Fed de mantener los tipos eclipsaron a los pocos inversores pesimistas que pisaron hoy el parqué neoyorquino.

Con sólo uno de sus treinta valores en rojo, el selectivo industrial se anotó un 2,94% y partirá mañana desde los 11.615 puntos. El S&P 500 avanzó un 2,87% y toma posiciones para recuperar la barrera del 2.300. Por su parte, el Nasdaq 100 se apuntó un 2,81%, hasta los 2.349 puntos.

En una sesión de menos a más, los inversores estadounidenses prefirieron dejar las dudas de los últimos días al margen. Ni siquiero las palabras del ex presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, que auguran más rescates de bancos por parte de los gobiernos tuvieron eco en la Bolsa de Nueva York.

Y es que el codiciado 'oro negro' marcó el rimto de la sesión desde su comienzo. El barril de crudo Texas no cerraba por debajo de los 120 dólares desde comienzos de mayo. El precio del barril de referencia en Estados Unidos recortó en 2,83 dólares su precio anterior y terminó pagándose a un precio de 118,58 dólares.

El dato del sector de servicios, que representa un 80% de la actividad económica en Estados Unidos, fue bien recibido en el parqué neoyorquino, pese a reflejar todavía señales de contracción.

De vuelta al parqué, AIG encabezó las ganancias. Los títulos de la mayor aseguradora de bonos en Estados Unidos se dispararon casi un 12% un día antes de publicar sus cuentas y después de que UBS recomendara comprar sus acciones desde la anterior perspectiva neutral. A la subida de AIG se sumaron Boeing, que ganó un 6,2% y General Motors, que recuperó un 5,8%, tras negociar con Ford la posibilidad de fabricar motores de forma conjunta, facilitando el plan de ahorro de costes que la anunció hace meses la compañía.

El sector financiero aplaudió la decisión de Bernanke de mantener en el 2% los tipos de interés al otro lado del Atlántico. Citigroup subió un 5,7% y JP Morgan un 4,3%. Por su parte, Lehamn Brothers se anotó más de un 12% en el S&P después de anunciar que planea vender su división de gestión de inversiones.

En cuanto a resultados corporativos, Procter&Gamble consiguió batir las expectativas del mercado. En la sesión de hoy sus acciones se alzaron un 3,27%. Y es que el mayor fabricante mundial de productos de consumo obtuvo un beneficio neto de 12.075 millones de dólares al cierre de su ejercicio fiscal, que concluyó el pasado mes de junio, lo que supone un incremento del 17% respecto al año anterior.

Como hecho anecdótico, el parqué neoyorquino se tiñó hoy de azulgrana. El presidente del F.C. Barcelona, Joan Laporta, fue el encargado de dar la tradicional campanada que marca el inicio de la sesión dentro de una iniciativa para recabar fondos para hacer frente a la malaria.