Previsiones

Morgan Stanley no descarta que la banca reduzca dividendos en 2009

Morgan Stanley advierte del rápido avance de la morosidad y contempla la posibilidad de que la banca recorte dividendos en 2009 para afrontar un mayor esfuerzo en provisiones y mantener los niveles de capital.

Morgan Stanley ha sido la última firma en sumarse al recorte de previsiones para la banca doméstica en España. Ha ajustado sus estimaciones a la nueva realidad macroeconómica que prevé para España, de un crecimiento del PIB de alrededor del 1,5% este año y de apenas el 0,5% en 2009, aunque también contempla un escenario más pesimista -una contracción del 0,5% el próximo año-, al que da un 40% de probabilidades y que supondría una crisis bancaria como la sufrida en los años 90.

El banco ha introducido unas previsiones más conservadoras sobre el crecimiento del crédito y la calidad de los activos de los bancos españoles, y destaca el rápido deterioro de los ratios de cobertura que han mostrado los resultados del segundo trimestre y la profundidad de los problemas que atraviesa el crédito a promotores, que han tenido su máxima evidencia en la suspensión de pagos de Martinsa Fadesa.

Estos riesgos de crédito han llevado a Morgan Stanley a rebajar su recomendación para BBVA desde sobreponderar a neutral, con un recorte del precio objetivo de 18 a 14 euros. Añade que los ratios a los que cotiza BBVA 'no son particularmente atractivos' y no reflejan del todo los riesgos de la entidad en su negocio doméstico.

Morgan ha reducido también su valoración para el conjunto de bancos medianos. Así, el precio objetivo de Popular pasa de 9,6 a 6 euros; el de Sabadell, de 5,5 a 4,2 euros; el de Banesto, de 11 a 9 euros y el de Bankinter, de 9 a 5,6 euros por título. Las previsiones de beneficio por acción para la banca doméstica española de Morgan Stanley están ahora entre un 11 y 27% por debajo del consenso. Pero la firma estadounidense también ha previsto un escenario mucho más demoledor, que insiste en no descartar.

Según Morgan Stanley, la morosidad del crédito a promotores inmobiliarios podría llegar a niveles de 1993, en que alcanzó el 13%, lo que impactaría en los resultados de la banca en 2009 hasta el punto de recortar el pago de dividendos con tal de mantener unos ratios de capital razonables durante ese año y el siguiente. 'La simple posibilidad de que esto suceda podría llevar al Banco de España a presionar a los bancos para que recorten el dividendo', señala Morgan.

Según sus cálculos, una morosidad en promotores como la de la crisis de los 90 equivaldría a entre el 20% y el 30% de la base de capital de Popular, Sabadell y Banesto, y la aplicación de la provisión anticíclica del Banco de España no conseguiría cubrir todas las necesidades de dotaciones por morosidad. Para la firma estadounidense, el deterioro del negocio bancario en España está en sus comienzos y no ha repercutido aún en las cuentas de resultados. Y añade que lo peor llegará en 2009.

Mayores exigencias de capital para los bancos europeos

La necesidad de nuevas inyecciones de capital no ha desaparecido ni muchos menos de la banca europea, a pesar de las ampliaciones ya anunciadas por entidades como Barclays y Fortis. Según Dresdner Kleinwort, estos dos bancos van a seguir necesitando capital y aparecen entre los principales candidatos a próximas ampliaciones, junto a Dexia y Postbank. En conjunto, la banca europea todavía necesitaría capital por 109.000 millones de euros. Para Lehman Brothers, ahora incluso resulta más atractiva la banca estadounidense que la europea. Los bancos de EE UU ya habrían purgado lo peor del pinchazo inmobiliario y ofrecen mayor potencial de recuperación.