Aeropuertos

El Gobierno venderá el 30% de AENA al sector privado

El Consejo de Ministros aprobó el viernes poner en marcha la privatización del 30% de una nueva sociedad que segregada de AENA asumirá la gestión de los aeropuertos españoles. En paralelo el Gobierno permitirá que los Ejecutivos autonómicos de Madrid y Cataluña participen en la toma de decisiones en el Aeropuerto de Barajas y de El Prat, respectivamente.

La anunciada privatización de AENA, ente adscrito al Ministerio de Fomento, empieza a tomar forma. La sociedad pública se dividirá en dos empresas independientes. Una, con capital sólo público, se dedicará a la navegación aérea (control del tráfico aéreo e inspección). La otra se ocupará de la explotación y gestión de los aeropuertos y contará con hasta un 30% de capital privado. 'AENA se mantiene como entidad pública, con una separación clara entre la navegación aérea y la gestión aeroportuaria', declaró la titular de Fomento, Magdalena Álvarez, tras el Consejo de Ministros del viernes.

Un banco de negocios pilotará una operación que puede alargarse hasta dos años, aunque la última decisión siempre será del Gobierno. El Ejecutivo no descarta poner parte de su capital en la Bolsa, lo que convertiría a AENA en la única empresa de mayoría pública en el mercado bursátil español.

Álvarez aprovechó la comparecencia ante los medios para alabar al ente público. Subrayó que es la primera empresa aeroportuaria del mundo, seguida por BAA, compañía controlada por la constructora española Ferrovial. AENA alcanzó los 210 millones de pasajeros el año pasado y cuenta con 6.200 empresas ubicadas en sus instalaciones que dan trabajo a 140.000 empleados.

El Ejecutivo no descarta sacar una parte de la empresa a Bolsa

Álvarez rehusó dar ninguna cifra del precio de venta, aunque recordó que el valor de AENA es de 30.000 millones, 27.000 millones corresponden a activos y el resto a deuda.

El Gobierno también permitirá que la Administración autonómica madrileña y catalana gocen de una 'participación determinante' en la gestión de Barajas y El Prat. El resto de comunidades podrán seguir la misma senda cuando algún aeropuerto de su territorio supere, como sucede en Madrid y Barcelona, los 30 millones de pasajeros.

Fuentes de Fomento informaron que la participación de Madrid y Cataluña se realizará a través de la creación de sendas filiales -con una participación autonómica aún no determinada- que gestionarán Barajas y El Prat.