Resultados

El beneficio neto de Nissan cayó un 42,8% entre abril y junio

El fabricante de vehículos japonés Nissan anunció hoy que entre abril y junio obtuvo un beneficio neto de 52.800 millones de yenes (491 millones de dólares), un 42,8% menos que en el mismo periodo del año pasado.

Durante el primer trimestre del año fiscal, el tercer constructor nipón vio reducirse su beneficio por operaciones en un 46,1%, hasta los 79.900 millones de yenes (744 millones de dólares), a pesar de un aumento del 6,9% de sus ventas.

Los ingresos netos de Nissan entre abril y junio fueron sin embargo menores en un 4,1%, hasta suponer 2,3 billones de yenes (21.851 millones de dólares), por la apreciación del yen frente al dólar. El fabricante japonés, que tiene una alianza con la casa francesa del motor Renault, consideró hoy que la reducción de su beneficio neto se debe en gran parte al retroceso de su beneficio por operaciones motivado por la fortaleza del yen.

A pesar de haber reducido su beneficio neto, Nissan vendió 936.000 coches en todo el mundo, especialmente gracias a un aumento del 23,6% de sus ventas en los mercados extranjeros en general, según la compañía. Las ventas trimestrales de la compañía se redujeron en un 1,5% en EEUU (253.000 unidades) y en un 2,2% en Japón (148.000 unidades), mientras que en Europa se mantuvieron sin cambios, hasta un total de 156.000 unidades.

"Frente a un entorno operacional difícil, Nissan permanece fuerte pero cauto ante el panorama de nuestra industria", dijo el presidente de la compañía, el francés Carlos Ghos. "Hemos identificado los mayores riegos y hemos tomado acciones para contrarrestarlos, especialmente en el mercado de EEUU", añadió.

La compañía mantuvo sus previsiones de beneficio para el año fiscal 2008, que finaliza en marzo de 2009. Nissan auguró en mayo que su beneficio por operaciones caerá un 30,5% hasta los 550.000 millones de yenes (5.121 millones de dólares), por la apreciación del yen frente al dólar y la ralentización en el mercado estadounidense.

Para el actual período fiscal, la empresa japonesa estimó además que su beneficio neto será de 340.000 millones de yenes (3.165 millones de dólares), un 29,5% menos de lo previsto inicialmente, y que sus ingresos netos supondrán 10,35 billones de yenes (96.369 millones de dólares), una caída del 4,3%.