Lealtad, 1

Un 44% en 13 días, y eso que hay crisis

La semana pasada el mercado rebotó; la mejora fue abortada con violencia y, cuando llegaban de nuevo las peores noticias, los índices han retomado el camino alcista. La crisis financiera muta y se propaga como un virus, y baste como ejemplo Merrill Lynch, que días después de publicar resultados, comunica una compleja ampliación de capital y una venta a precio de saldo de activos titulizados. Difícilmente se podrían idear medidas más eficaces a la hora de erosionar la confianza.

Pero resulta que la SEC, cual Séptimo de Caballería, insiste en su cruzada contra la especulación y, aunque no cabe duda de que si la Bolsa estuviese marcando récord tras récord las autoridades estarían igual de preocupadas por la limpieza del mercado, lo cierto es que ha vuelto a reanimar al enfermo. No está el panorama como para hacer previsiones; la visibilidad es casi nula.

Pero en este contexto pasan cosas. Como que ACS pone en venta su paquete de acciones de Unión Fenosa. Aun antes de que Gas Natural comunique su decisión, los accionistas se han embolsado una plusvalía latente del 44%. Fenosa salió del split del pasado día 11 a 11 euros y ayer estaba a 15,94. Y eso que el mercado todavía no había recogido la oferta de Gas Natural que, si sigue su curso según los planes, conduciría a una oferta por el 100% a 18,33 euros. En paralelo, Iberia se ha apuntado un 29% en dos sesiones gracias a la fusión con British Airways.

Lo más llamativo es que no se trata de operaciones que vengan por sorpresa, sino de rumores antiguos confirmados con un día de diferencia. æpermil;se es el panorama que tiene ante sí el inversor en Bolsa, con la amenaza de nuevas turbulencias crediticias a la vuelta de la esquina -la alerta del FMI y la beligerancia de la SEC con los especuladores no tranquilizan demasiado- pero al mismo tiempo con la sensación de que, sea por operaciones empresariales o por posibles ofertas, puede dejar pasar oportunidades. Aunque ya se sabe, el primer duro que lo gane otro.