_
_
_
_
_
Suspensión

La UE suspende el pago de 1.100 millones de euros a Bulgaria por corrupción generalizada

Las empresas españolas que aspiren a la adjudicación de proyectos financiados por fondos comunitarios en Bulgaria quizá deberían pensárselo dos veces. La Comisión Europea, después de meses alertando sobre la corrupción rampante en la administración búlgara, decidió ayer por fin suspender indefinidamente el pago de 1.078 millones de euros de las partidas pendientes de antes del ingreso del país en la UE (1 de enero de 2007).

La congelación afecta a más de 700 millones de euros de inversión en infraestructura (144 de ellos en carreteras); 250 millones de euros para reformas institucionales; y 105 millones para agricultura. La CE, además, cancela, el derecho de dos agencias del Gobierno búlgaro a seguir gestionando fondos procedentes de Bruselas.

Y el organismo comunitario advierte que el reembolso de proyectos financiados por los fondos estructurales previstos para el periodo 2007-2013 (6.852 millones de euros) no comenzará hasta que el Gobierno de Sofía demuestre que dispone de un sistema de control adecuado del gasto. Una condición que, a juzgar por las brutales palabras del informe presentado ayer por la Comisión, puede tardar bastante tiempo en cumplirse.

'La administración de Bulgaria sufre de un elevado número de personal, salarios poco atractivos que crean oportunidades para la corrupción y unos procedimientos desfasados y centralizados', acusa la Comisión en un informe realizado por propia iniciativa. Y añade que 'la corrupción de alto nivel y el crimen organizado exacerban los problemas de fragilidad generalizada en la capacidad administrativa y judicial' del país balcánico.

El diagnóstico de la CE no es mucho más halagüeño sobre Rumanía, el otro país al que la UE abrió las puertas hace año y medio a sabiendas de que su sistema judicial no cumplía los estándares comunitarios. Pero en este caso, la Comisión no ha propuesto ninguna penalización económica.

El presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, que recomendó en su día el ingreso de los dos países, intentaba ayer una lectura optimista de sus informes. 'Los primeros 18 meses han sido positivos para las dos partes. Ahora, nuestra tarea es consolidar ese progreso'.

Archivado En

_
_