Mercados

El Ibex gana un 4,5% en la semana

El Ibex escala un 4,5% de la mano de las eléctricas y prepara el asalto a los 12.000 puntos.

Contra todo pronóstico y con una volatilidad extrema, el Ibex 35 ha salido airoso en la semana después del trance de tocar el martes sus mínimos de dos años. De la mano de los movimientos corporativos en el sector eléctrico, el selectivo ha firmado una escalada del 4,5%, su segunda mayor subida semanal de 2008, sólo por detrás del 4,87% que se anotó en la tercera semana de abril.

Pese al derrotismo provocado por Martinsa Fadesa, que el lunes a última hora anunció su entrada en concurso de acreedores, la corrección del precio del crudo y unos resultados empresariales por encima de los vaticinios actuaron como un bálsamo. Los avances se impusieron también el resto de los principales índices europeos. El Cac francés sumó un 4,85% semanal, mientras que el Ftse británico se anotó un 2,18% y el Dax alemán, un 3,73%. Las subidas semanales de Wall Street se quedaron en un 1,7% para el S&P 500; un 3,57% para el Dow Jones; y un 1,95% para el Nasdaq.

Lo ocurrido en la sesión del viernes, cuando se produjo el vencimiento mensual de derivados en España, puede tomarse como un resumen de las erráticas sacudidas provocadas en los días anteriores por un aluvión de acontecimientos de signo dispar. Por la mañana llegó a retroceder un 1,28%, la situación fue calmándose a media tarde y las órdenes de compra tomaron el control absoluto a partir de las 16.45 horas, cuando se produjo el vencimiento del futuro del Ibex. Así, el selectivo concluyó con una revalorización del 2,17%, hasta situarse en los 11.895,3 puntos, y el volumen negociado en el conjunto del parqué ascendió a 8.600 millones de euros, un 68% superior a la media de julio.

Martí Pachamé, director general de Credivalor, señala que 'probablemente los mínimos marcados en la semana se conviertan en los anuales', si bien puntualiza que las Bolsas seguirán bajo la influencia de una fuerte volatilidad.

Lo que es indiscutible es que las protagonistas han sido las eléctricas, aupadas una vez más por los posibles movimientos corporativos. ACS comunicó el jueves que había puesto a la venta su participación del 45% en Fenosa, lo que provocó que se disparara el 16,44% en esa jornada y el 8,38% el viernes. En el conjunto de la semana, la compañía ha subido un 33,6%, con un volumen muy superior a su media anual. En la misma dirección, aunque de forma más discreta, se ha comportado Iberdrola, en la que previsiblemente ACS reforzará su posición actual del 12,5%. En la semana, la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán se ha revalorizado el 6,5% y la constructora, un 10,43%. Las dos eléctricas han aportado 156,52 puntos a la subida semanal del Ibex.

Lluvia de resultados

Aunque las cuentas semestrales siempre despiertan el interés de los inversores, en estos momentos -ante el temor de conocerse malos datos adicionales sobre el impacto de la crisis financiera-, se puede hablar de expectación y más en el caso de la banca. Los conocidos esta semana han aportado más alivio que pesimismo. JPMorgan, pese a presentar una caída de beneficios del 51% respecto a los seis primeros meses de 2007, superó las previsiones. En la misma línea, Citigroup anunció el viernes unas pérdidas trimestrales de 2.500 millones de dólares, pero menores de las esperadas. En el lado opuesto se situó Merrill Lynch, que defraudó al mercado. Como el balance ha sido positivo, los valores financieros han estado entre los mejores a los dos lados del Atlántico. En España, el BBVA se apuntó un alza del 7,33%.

En Europa, Nokia celebró sus resultados con una subida del 7,8%, pese a que la crisis se sintió en sus cuentas. Fenosa también lo ha hecho mejor de lo previsto. La próxima semana será más densa en resultados: está previsto que se publiquen los de Sabadell, Bankinter, Popular, Acerinox e Iberdrola.

El objetivo está en los 12.600

Los analistas técnicos estiman que el Ibex 35, tras tocar en la sesión del pasado martes un mínimo en los 10.932 puntos, puede continuar rebotando. 'El objetivo se situaría en los 12.600 puntos, que supondría corregir el 50% de la caída sufrida desde el mes de mayo, si bien no es descartable que se produzcan correcciones intermedias', explica Eduardo Faus, responsable de análisis técnico de Renta 4. Este experto señala que el nivel de corrección del Ibex 35 respecto a la subida acumulada a máximos desde los mínimos de 2002 se sitúa en 10.600 puntos (véase gráfico), pero los 10.932 pueden haber sido suficientes para frenar las caídas. Desde Banco Urquijo aseguran que 'los niveles donde debería presionar el papel son 12.000 y la zona de los 12.600 puntos'.

'Vigilaremos si el índice tiene fuerza para alcanzar estos niveles, donde podría volver a corregir, nuestro objetivo a medio plazo sigue situado en los 10.700 puntos', añaden.

El recorte del crudo inyecta optimismo

La caída de los precios del petróleo ha sido uno de los factores más positivos de la semana. El Brent -crudo europeo de referencia- bajó más del 9% desde máximos de 144,49 dólares el barril, mientras que el West Texas -referente en Estados Unidos- se desplomó más de un 10% respecto a los 145 dólares del cierre de la semana precedente. Este último llegó a caer nueve dólares el barril el martes, pese a que ese día el euro marcó máximos a cotizarse a 1,6 dólares. Además de temas puntuales, en la evolución pesa la idea de algunos bancos de negocio de que el crecimiento del consumo de materias primas se va a moderar.

Esta tendencia no sólo se reflejó en la marcha general de los mercados, también unos valores sufrieron por el recorte del crudo frente a otros que rebotaron con fuerza. Entre los primeros las petroleras y las mineras: Total y Shell cayeron un 5% y un 6,4%, respectivamente. En el bando de los beneficiados quedaron las líneas aéreas y las empresas de viaje. Dos ejemplos: British Airways subió el 21% e Iberia, el 14,7%.