Mercados

Las dudas de Wall Street echan a perder un rebote del 2% en el Ibex

Las Bolsas han arrancado la semana con un rebote, propiciado por la oleada de operaciones corporativas y por el plan de rescate aprobado por la Fed para las dos mayores hipotecarias del país. El Ibex cerró con una subida del 0,5%, aunque llegó a ganar un 1,9%. Aun así, los expertos consideran que el fondo del mercado sigue siendo muy débil.

Amaina la tormenta bursátil. Tras el fuerte desplome del viernes, los inversores han concedido una tregua en esta oleada de ventas y dado un voto de confianza a las medidas adoptadas por la Fed y el Tesoro estadounidense para evitar el colapso de las dos mayores sociedades hipotecarias del país, Freddie Mac y Fannie Mae. Esta nueva señal de que las autoridades americanas están dispuestas a inyectar los fondos necesarios para atajar los riesgos de una quiebra del sistema financiero permitió ayer que los índices rebotaran desde los mínimos marcados la semana pasada.

El Ibex 35 ganó un 0,52%, que le sitúa en los 11.443 puntos. La titubeante apertura de Wall Street impidió que la subida fuera más consistente, ya que durante la jornada la Bolsa española llegó a apuntarse una mejora del 1,92%. En Europa, las subidas oscilaron entre el 0,7% de Alemania y Londres y el 1,02% de París. Al final, EE UU cerró con moderadas pérdidas: el Dow Jones cedió un 0,4%, el Nasdaq un 1,17% y el S&P, un 0,9%.

Los expertos no son muy optimistas. Consideran que el mercado sigue sujeto a una extrema volatilidad y que, ante cualquier indicio negativo sobre la marcha de la economía o del sector financiero, las ventas volverán a arreciar con fuerza.

'El rebote bursátil se ve amenazado por la campaña de resultados del segundo trimestre, pues consideramos que las compañías no serán capaces de contentar a los inversores', señala Banco Urquijo. La fecha clave será a finales de semana, cuando se conozcan las cuentas de Merrill Lynch y Citi, dos de las entidades más afectadas por la crisis subprime. También la firma de análisis Inverseguros duda de que los resultados empresariales que se publicarán esta semana, así como los datos macroeconómicos, sirvan de revulsivo a las Bolsas. 'Muy positivas tendrían que ser todas estas cifras para provocar un giro en el mercado que, por el momento, se nos antoja algo más que complicado'.

De momento, el anuncio de nuevas operaciones corporativas, entre las que destaca la compra de Alliance & Leicester (A&L) por parte del español Santander, consiguió dar ayer un tímido impulso a los índices. Como esperaba el mercado, la entidad que preside Emilio Botín ha sido la primera en lanzarse a la caza de las gangas que las turbulencias han generado. Las acciones de A&L se dispararon casi un 53%, mientras que Santander avanzó un 0,09%.

En la otra cara de la moneda, la delicada situación de la inmobiliaria Martinsa-Fadesa, que fue suspendida de cotización en Bolsa tras reconocer que atraviesa serias dificultades para hacer frente a su deuda, arrastró a las entidades que figuran en su lista de acreedores, como Popular que cayó un 2,74%.

Primas de riesgo contenidas

Los diferenciales de crédito de Freddie Mac y Fannie Mae están, de momento, contenidos. Sus primas de riesgo rondan en estos momentos los 500 puntos básicos, un nivel que permite albergar algunas esperanzas de que la situación mejore si se tiene en cuenta que Bear Stearns alcanzó los 700 puntos básicos en los días previos a su quiebra. Otra de las entidades en el ojo del huracán, Lehman Brothers, luce un spread de unos 380 puntos básicos, aunque llegó a tocar los 450 puntos básicos con el colapso de Bear Stearns.

Ayer ambas sociedades hipotecarias frenaron la velocidad de su caída en Bolsa, aunque cerraron por cuarta jornada consecutiva en pérdidas. Freddie Mac retrocedió un 7% y Fannie Mae, un 5,5%. Desde el martes, su cotización ha bajado un 46% y un 96%, respectivamente.

Será en los próximos días cuando el mercado dictamine si considera que las medidas tomadas por la Fed, con la ampliación de las líneas de crédito a ambas compañías, son suficientes para evitar su quiebra.