Derivados

Los miembros de MEFF rechazan ampliar el horario de negociación

MEFF preguntó hace un par de meses a sus miembros sobre la posibilidad de prolongar la negociación hasta las 19 horas. La mayoría ha mostrado su rechazo porque supone un incremento de costes que no esperan que compense el flujo de negocio.

El mercado de derivados español seguirá como hasta ahora. MEFF envió un comunicado a sus miembros el pasado martes para anunciar su determinación de 'no alargar el horario de contratación'. La decisión que ha tomado el organismo está acorde con el resultado de la encuesta que realizó hace un par de meses, donde planteaba la posibilidad de prolongar la contratación hasta las 19 horas frente a las 17.30 de ahora. 'Los miembros que representan esta actividad opinan de forma inequívoca que el flujo de órdenes a partir de las 17.30 horas es casi inexistente', señala MEFF.

Otra de las razones que se esgrimen para rechazar la propuesta son 'los costes en los que se incurriría, ya que no se cubrirían con los ingresos que se obtendrían a partir de las 17.30 horas'.

MEFF ha considerado suficientes las opiniones recogidas durante este periodo, ya que ha recibido respuesta de miembros cuya cuota de negocio agregada alcanza el 88%. No obstante, en el resultado se aprecian notables diferencias entre aquellos que trabajan por cuenta propia y los que lo hacen a través de clientes. El primer grupo mostró mayor interés en incrementar el horario que los segundos.

Las firmas que trabajan por cuenta propia estaban más de acuerdo con la propuesta

La proposición de MEFF partió de 'un amplio interés' por parte de las firmas integrantes del mercado, que solicitaban un horario de contratación similar al de sus competidores en Europa: Liffe, con base en Londres, inicia la jornada a las 8 horas y concluye a las 22, mientras que Eurex, establecido en Fráncfort, se mueve entre las 7.50 y 22 horas.

Los brókeres más críticos en su momento con la encuesta celebran ahora la decisión tomada: 'Era lo lógico', comenta uno de ellos. Muchos recordaron entonces las ideas que surgieron en plena formación de la burbuja tecnológica. En 2000, la Bolsa de Alemania decidió ampliar el horario de contratación hasta las 20 horas en renta variable, y en derivados hasta las 22. Poco después tuvo que rectificar al comprobar que los volúmenes eran demasiado bajos.

En este momento los mercados de renta variable al contado están igualmente faltos de liquidez debido a la crisis financiera y a la desaceleración económica, pero no pasa lo mismo en derivados. En junio se alcanzó máximo histórico mensual en la negociación de futuros y opciones con un total de 11.081.270 contratos, cifra que arroja un crecimiento del 83% con respecto al mismo mes de 2007. En el primer semestre se han superado los 40 millones de contratos, que supone un crecimiento del 85%.