OPV

El mercado no espera una nueva Itínere

El debut de la primera caja de ahorros en Bolsa, la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para la entidad, con una inesperada rebaja de su rating en mitad del proceso. Aun así, los expertos consideran que la entidad no titubeará y seguirá adelante con sus planes, aunque se vea obligada a rebajar el precio de salida establecido como referencia, entre 5,84 y 7,3 euros, para asegurarse la colocación del tramo institucional.

'Es la primera caja española que se va a atrever a dar el salto al parqué, pero hay otras entidades del sector que también están interesadas en emitir cuotas participativas (títulos similares a las acciones, sin derechos políticos). No se van a arriesgar a que esta operación sea un fracaso que luego trunque otras posteriores', señalan fuentes de un banco de inversión.

Los expertos aseguran que, lo más probable, es que algunas cajas decidan respaldar esta iniciativa con la suscripción de títulos de la CAM con el objetivo de que la OPV no sea suspendida, como ocurrió hace unos meses con Itínere. El tramo institucional, al que va destinado un 31% del total, es en el que la entidad está teniendo más dificultades. El minorista (65,5% de la oferta), sin embargo, ya está cubierto con creces gracias a la fuerte capacidad comercial de la red de sucursales de la caja, por lo que se espera que haya prorrateo, según fuentes próximas a la operación. El 3,5% restante se repartirá, de manera gratuita, entre los empleados.

Como máximo, cada cuotapartícipe puede alcanzar una participación del 5%.

'Una ventaja es que se haya decidido que el tramo institucional sea todo español, ya que entre los inversores internacionales sí que no hubieran despertado ningún interés, sino rechazo', comentan fuentes de mercado. El sistema financiero, y sobre todo las cajas, han provocado serios recelos en los últimos meses en el exterior, debido a su exposición al mercado inmobiliario y a los temores a que se vea salpicado por el brusco parón de esta actividad. De momento, el pasado lunes la CAM inició la ronda de presentaciones a institucionales por varias ciudades españolas.

Otro obstáculo es el reducido tamaño de la operación, lo que merma la liquidez de estos títulos. Saldrán al mercado 50 millones de cuotas, un 7,5% del capital, aunque la CAM tiene autorización para colocar hasta el 20%.

El próximo martes se fijará el precio máximo del tramo minorista y, el día 21, el definitivo. El 18 termina el plazo para revocar mandatos y, si nada lo impide, comenzarán a cotizar el día 23.

Los expertos prevén una rebaja en el precio

Los expertos coinciden en la falta de acierto en el momento elegido para salir a Bolsa, con los índices en mínimos de los últimos dos años, y también en que el precio fijado es elevado. 'Es un momento muy complicado. La rebaja de rating de ayer (S&P recortó la calificación de la CAM y Bancaja por sus riesgos inmobiliarios) no le va a ayudar nada', explica Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4. Añade que, al no contar las cuotas con derechos políticos, tendrían que cotizar con descuento. Según la horquilla de precios (entre 5,84 y 7,3 euros), la CAM cotizaría a un PER (relación del beneficio y la cotización) de entre 9,3 y 11,7 veces, frente a una media de la banca que ronda 8 veces. Por estos motivos, no descartan que la presión de los institucionales lleve a la CAM a rebajar el precio incluso por debajo de la banda baja inicial.