æscaron;ltima

Los petrodólares adquieren el edificio Chrysler de Manhattan

El famoso edificio Chrysler, icono del Art Deco y símbolo arquetípico del 'skyline' de Manhattan tiene nuevo dueño. El rascacielos situado en el número 45 de la Avenida Lexington, el más alto del mundo hasta 1931, fue adquirido ayer por el fondo Abu Dhabi Investment Council por 800 millones de dólares.

Nueva York pone en venta sus célebres rascacielos. Si el pasado mes le tocó el turno al edificio de General Motors. Goldman Sachs, Boston Properties y otro fondo dubaití adquirieron el rascacielos de GM por una cantidad de 2.800 millones de dólares, en esta ocasión el edificio Chrysler cambia de dueños.

La torre Chrysler era hasta el momento propiedad de TMW Real State y Tishman Speyer Poperties. Fue durante un año el más alto de Nueva York, superado en 1932 por el Empire State. Ubicada en la zona oeste de Manhattan esta torre de 77 pisos alcanza los 319 metros de altura. Diseñado por William van Alen se convirtió en bandera del Art Deco, caracterizado por su torre en forma de aguja de acero. Su decoración imita los tapacubos de los automóviles Chrysler.

Abu Dhabi, Kuwait y otros paises del Golfo Pérsico están aprovechando la caida del dólar y la escalada del petróleo para adjudicarse importantes edificios de la 'gran manzana'. Los inversores de Oriente Medio han invertido en lo que va de año 1.800 millones en propiedades comerciales estadounidenses, de acuerdo con un informe realizado por la firma Real Capital Analystics.

La crisis inmobiliaria también se nota en Manhattan, el distrito más elitista de Nueva York. La semana pasada la firma Prudential Douglas Elliman Real State elaboró un informe que indicaba que las ventas de vivienda de este distrito sufrieron en el segundo trimestre de 2008 una caída interanual del 21,8%, el mayor descenso en el número de operaciones desde 1998, mientras que los inventarios de apartamentos a la venta se incrementaron un 31,2% respecto al mismo periodo de 2007, y alcanzaron su mayor nivel en los últimos ocho años.