Sector destacado

Los dardos de Standard & Poors y KBW hacen diana en la banca española

KBW ha añadido hoy más pesimismo a un sector castigado. Los bancos españoles han vuelto a ver rebajados sus precios objetivos por parte de las firmas de análisis. Con un Ibex alcista, la sangre no llegó al río aunque las entidades financieras no disfrutaron de las fuertes subidas.

Hace un tiempo las firmas de análisis hicieron sus apuestas para el sector bancario. En los últimos días, sin embargo, pocas son las que no han retirado su apoyo a las financieras. Y es que, en unas sesiones en las que diferentes casas rectifican sus estimaciones, las entidades españolas vuelven a ser castigadas y pierden posiciones.

Hoy le ha tocado el turno a Keefe Bruyette & Woods (KBW), que ha recortado precios objetivos de grandes y medianos a partes iguales. Tan sólo han conseguido salvarse de la quema algunos bancos europeos, como Crédit Agricole, que ha recibido una recomendació de igual que el mercado, o BNP Paribas, que ha recibido una recomendación de sobreponderar.

Pero los bancos españoles no han tenido tanta suerte. Ni las grandes entidades como Santander o BBVA, que han visto recortados sus objetivos hasta los 15,4 euros y los 18 euros respectivamente y, en la jornada de hoy, aunque sumaron un 0,09 y 0,25%, han disfrutado del apoyo de la casa de análisis.

BBVA 5,07 -1,51%
BANKINTER 6,72 -0,47%
SANTANDER 4,09 -1,59%

De esta manera, Bankinter ha visto recortado su precio objetivo por parte de KBW desde 10 euros hasta los 7,9 euros. A esta rebaja se unen las malas estimaciones de otras firmas, como BPI o Merrill Lynch, que aconsejan reducir e infraponderar los títulos de la entidad.

Sabadell, que ha visto reducido su precio objetivo hasta los 5,7 euros, o Banesto, que ha sufrido una rebaja del objetivo hasta los 11,6 euros, se unen al pesimismo generalizado en el sector. Banco Pastor, sin embargo, ha sido el único castigado y sus acciones cayeron un 1,36%.

S&P apunta al deterioro de la economía

La firma ha revisado a la baja la calificación y las perspectivas de la deuda de varias cajas de ahorros y bancos españoles a raíz de su exposición a la crisis del mercado inmobiliario y a la rápida desaceleración de la economía del país. "Estas acciones (...) están provocadas por el rápido deterioro de las condiciones económicas y el cada vez más difícil entorno operativo en España", informaba S&P en un comunicado.

La agencia de calificación ha reducido su calificación sobre la deuda de Bancaja y de Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) a "A" desde la anterior "A+". En el caso de la CAM, la agencia citó la fuerte exposición de la entidad al sector inmobiliario.

Además, S&P puso los ratings de Caja Madrid, Popular y Pastor en perspectiva "negativa" desde "estable". La agencia colocó también las acciones de Bankinter en perspectiva "estable" desde la anterior estimación de "positiva". Al cierre los títulos de Banckinter sumaron un 2,12% y los de Popular un 0,74%.

"Rebajaremos los ratings de estos bancos si el problema de los activos se intensifica a un grado mayor al que anticipamos y los descensos en la rentabilidad se materializan, llevando a un debilitamiento de su fortaleza financiera", dijo la agencia.

Varapalo de Goldman Sachs

Goldman Sachs ya rebajó sus previsiones para el sector el pasado viernes. La casa de análisis recortó sus estimaciones de beneficios para más de 40 bancos en Europa en el periodo que va desde 2008 a 2010. Pero la peor parte del varapalo se la llevaron, una vez más, las entidades españolas, que, según el banco de inversión americano, son las principales damnificadas por la subidas de los tipos de interés en la zona euro anunciada la semana pasada.

En lo que respecta a los dos grandes bancos, la firma recortó su recomendación para Santander desde comprar hasta neutral y fijó el precio objetivo en 13,8 euros. BBVA, por su parte, sufrió un recorte de su objetivo hasta los 16,2 euros por título.

"El comportamiento relativo de Santander nos hace reconsiderar la propuesta de valor de sus acciones", señala Goldman. "Aunque Santander es bueno para mantener, creemos que el valor de la acción está cada vez mejor reconocido. Como consecuencia, bajamos a neutral solamente por valoración".

La banca mediana española no salió mejor parada de la rebaja de estimación del banco estadounidense. La casa de análisis aconsejó vender las acciones de Bankinter con un precio objetivo de 7 euros, mientras que para Popular lo fijó en 8,2 euros desde los 11 euros anteriores. Sabadell tampoco escapó de la quema al permanecer en la lista de valores para vender con un precio objetivo de 4,7 euros.