Congreso Mundial del Petróleo

Arabia Saudí percibe una "crisis de confianza" mundial acerca del futuro energético

El ministro de Petróleo de Arabia Saudí, Ali Al Naimi, reconoció hoy que el mundo sufre una "crisis de confianza" acerca del futuro energético en la que persisten "serias dudas" sobre la capacidad de los combustibles fósiles para procurar un suministro "seguro y fiable". Además, señaló que el futuro del crudo "tendrá más que ver con la política que con la geología" y que hay que potenciar todas las fuentes de energía.

En un discurso pronunciado en el Congreso Mundial del Petróleo, el ministro consideró que desde el inicio del siglo XXI los mercados del petróleo se ha comportado de forma "tumultuosa", y que esta circunstancia responde a la "creciente demanda", a la "inestabilidad política", a catástrofes meteorológicas y al "flujo de fondos especuladores".

Por otro lado, advirtió de que el futuro del crudo "tendrá más que ver con la política que con la geología", y citó algunos de los elementos que han sumado complejidad a la industria petrolífera, entre ellos el desarrollo de biocombustibles y los esfuerzos por reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Sobre los combustibles, aseguró que "no constituyen una respuesta a escala suficiente" para reemplazar el petróleo. Además, arremetió contra algunos intentos de "mirar más allá del petróleo" y proponer la "falsa ilusión" de que "dejar de lado" este combustible "es un requisito para el progreso".

"Necesitaremos más y más energía de todas las fuentes. Aumentemos la producción de todas las fuentes, del gas, del petróleo y de las alternativas, puesto que otra cosa llevaría al desastre", señaló antes de mostrarse convencido de que el petróleo seguirá siendo la principal fuente energética "durante muchos años".

Para Al Naimi, el futuro del sector pasa por el desarrollo de herramientas tecnologías que permitan explotar los yacimientos petrolíferos aún inexplorados, entre ellos los de aguas profundas de Brasil, el Golfo de México y Africa Occidental.

"Hay todavía entre 5 y 7 billones de barriles disponibles, entre reservas convencionales y no convencionales bajo la tierra", aseguró antes de recordar que también en Estados Unidos existen importantes recursos.