Objetivos estratégicos

Iberdrola Renovables prevé alcanzar los 9.000 MW en 2008

Iberdrola Renovables ha instalado 851 megavatios (MW) eólicos en el primer semestre del año y aspira a poner en funcionamiento un total de 1.900 MW en el conjunto del ejercicio, lo que le permitirá elevar de 7.100 a 9.000 MW, o un 30%, su potencia instalada.

En una presentación ante analistas, la compañía reiteró sus objetivos del plan estratégico 2008-2012 y dijo estar en condiciones de asumir un ritmo de instalación de 2.000 MW anuales, hasta alcanzar en 2012 los 18.000 MW. En total, entre 2007 y 2012 la filial de renovables habrá multiplicado por 2,5 su potencia total.

La compañía pondrá especial énfasis en Estados Unidos, cuyo peso en 2012 pasará del 22% actual al 38%, y se situará casi al mismo nivel que España, que aportará al final del plan estratégico el 39% de toda la potencia.

Para 2008, la filial de renovables de Iberdrola ya tiene identificados todas las ubicaciones de los nuevos megavatios. Cerca del 70%, esto es, 1.329 MW, corresponden a Estados Unidos, donde la compañía absorbió la empresa PPM, filial de Scottish Power, y se encuentra inmersa en el proceso de adquisición de Energy East.

IBERDROLA 8,90 -0,78%

En este país desarrollará además este año cinco de los seis parques previstos de más de 100 MW. En concreto, el proyecto más ambicioso en este ámbito para 2008 es el británico de Whitelee, de 235 MW, seguido del estadounidense de Penascal I, de 202 MW.

Objetivos del plan estratégico

Iberdrola Renovables confirmó hoy los objetivos de su nuevo plan estratégico, presentado la semana pasada, en el que prevé ganar este año 400 millones, tres veces y media más que en 2007, y aumentar hasta el 50% el 'pay out' en 2012.

En total, invertirá 18.800 millones de euros entre 2008-2012 con el objetivo de alcanzar un beneficio neto de aproximadamente 1.000 millones de euros al final del periodo y un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 3.400 millones de euros.

La filial de Iberdrola prevé mantener además en los próximos cinco años la solidez financiera, con un crecimiento previsto de los activos del 75%, unos recursos propios de alrededor de 14.000 millones de euros y un apalancamiento inferior al 50%.