Desaceleración inmobiliaria

Crece el temor a un desplome del mercado inmobiliario británico

Los temores a un desplome en el mercado inmobiliario británico crecieron el lunes, después de que cifras mostraron que la aprobación de préstamos hipotecarios cayó a un mínimo histórico y que el ánimo de los consumidores era el mas desolador desde el comienzo de una recesión en 1990.

El Banco de Inglaterra dijo que la aprobación de hipotecas -quizá el mejor indicio de hacia dónde irán los precios de las viviendas- cayó un 28% en mayo, a sólo 42.000, alrededor de un tercio del nivel de un año atrás.

Los analistas dijeron que el mercado estaba frente a una larga y seria caída que podría tener un grave impacto en el conjunto de la economía.

"Las aprobaciones ahora apuntan a una caída en el precio de las viviendas de un 15 a un 20% para este año", dijo Vicky Redwood de Capital Economics. "Con el mercado inmobiliario entrando en una caída libre, será solo cuestión de tiempo antes de un abrupto debilitamiento en el crecimiento del gasto de los consumidores", agregó.

Lo consumidores ya están deprimidos. El barómetro de confianza del consumidor de GfK NOP cayó a -34 en junio contra -29 durante el mes anterior. Sólo se estuvo peor una vez en los 34 años de historia del sondeo, justo antes del comienzo de la última recesión en 1990.

Sin embargo, las manos del Banco Central parecen estar atadas. La inflación alcanzó el 3,3% en mayo, su nivel más alto en más de una década.

Los mercados apuestan a que las tasas de interés han de aumentar este año a fin de domar la inflación. Pero los analistas dicen que es poco probable dada la débil información sobre la economía.

El mayor constructor de viviendas de Gran Bretaña, Taylor Wimpey, advirtió el lunes sobre una "significativa caída" en el mercado inmobiliario.

"El deterioro de la liquidez completa el panorama de tensión y sugiere que podría haber un significativo debilitamiento en el crecimiento de la inversión y del empleo", dijo Michael Saounders, economista de Citigroup.

"Todo esto encaja con otras señales que indican que la economía se debilitará y se mantendrá débil por un largo período", añadió.