Diario de a bordo

El elefante y la estaca

El factor psicológico es clave en la Bolsa.

Vean esta anécdota que aparece del libro de Juan Manuel Roca, Cómo acertar con mi vida (Ed. Eunsa, Pamplona 2002, pp 122-123). 'Cuando yo era pequeño iba al circo y lo que más me gustaba era el número del elefante. El elefante es un animal que desplaza un enorme peso y despliega una fuerza brutal. A mí me asombraba ver que, tras su actuación, el elefante quedaba sujeto tan sólo por una cadena que ataba una de sus patazas a una pequeña estaca. Un animal capaz de arrancar de cuajo un árbol ¿no podía irse a paseo por donde gustara sin consultar a nadie ni preocuparse de aquel palillo insignificante?'

'Indagué la razón de proceder tan extraño, al tiempo que peligroso para los que se movían en las proximidades del paquidermo, hasta que un experto en estas cuestiones me explicó que el elefante no escapa porque desde muy pequeño estuvo atado a un palo parecido. Así que ese animal, gigantesco y poderosísimo, no intenta arrancar la estaca porque cree que no puede. En su más tierna infancia se vio incapaz de librarse de la cadena y siempre mantendrá el registro de su impotencia bien guardado en la memoria, de elefante, por cierto.'

El Ibex se ha frenado a la altura de los 12.000 puntos, nivel mítico de soporte. ¿Tan importante es ese nivel? Pues posiblemente no sea más que la historia del elefante y la estaca. Si se hubiera querido se podría haber pasado... pero la Bolsa no es más que un juego psicológico donde todo es imprevisible.

El 12.000 es clave para el Ibex. Por debajo, el primer soporte es el 11.000

Y el caso es que en nuestra mente los números redondos son clave. Hay estudios que demuestran que cuando el Dow Jones, por ejemplo, llega a un número redondo, tiene mucha más dificultad en pasar, y cuando lo consigue se mueve con mucha más violencia, que cuando de un número menos psicológico se trata. En cambio en índices poco seguidos, como el Dow Jones Wilshire 5000, el efecto es indiferente. Hace falta que muchos operadores y su psicología confluyan para que se dé el efecto.

Por tanto, es vital ese nivel de soporte de 12.000. Además es especialmente importante porque dando un poco de filtro hasta 11.900 coincide con el retroceso de Fibonacci del 38,2 % de toda la gran subida anterior, que es un nivel también psicológico en el que se fijan los operadores.

Por debajo, primer soporte en 11.000 nada menos y soporte mayor en 10.600 a la altura del retroceso de Fibonacci del 50%. No se puede respirar un poco mientras el índice no supere al menos la cota de los 12.500 puntos.

Al final la semana posterior al vencimiento de derivados ha vuelto a ser letal, y desde 1998 nunca la semana posterior al vencimiento en Wall Street ha sido alcista.

La situación es delicada y las Bolsas dependen de dos factores: De los precios del petróleo y de la crisis bancaria. El crudo sigue su galopada sin fin. Si hay algo que pudiera activar la espoleta de un fuerte rebote bursátil sería que bajara. La crisis bancaria parece que va a continuar.

En estas circunstancias, que hablen los gráficos. De momento nos dicen que la tendencia es bajista y no se debe ir contra ella. Por debajo de 12.000 sería más bajista aún. Si resiste, las cosas podrían mejorar. Todo dependerá de que el elefante decida romper la cadena donde se frenó la bajada en enero.