Materias primas

Galp apuesta por una intervención política para detener la especulación con el precio del crudo

El presidente de la petrolera lusa Galp Energía, Manuel Ferreira de Oliveira, considera necesaria una ¢intervención política¢ para impedir la ¢fuerte especulación¢ que ha provocado la actual escala en el precio de los combustibles.

El responsable de la principal compañía petrolera portuguesa, copropietaria de importantes pozos en Brasil y Angola, dijo en una entrevista publicada hoy por el semanario ¢Expresso¢ que el precio del crudo debería estar entre los 50 y los 60 dólares el barril.

¢Sólo hay una forma de parar esto (especulación), a través de una intervención política y de regulación de los mercados paralelos¢, aseguró.

Ferreira de Oliveira fue claro al apuntar quién está ganando verdaderamente con la especulación actual: ¢Son las productoras y los intermediarios financieros que alimentan la burbuja, que nos gustaría que desapareciera¢.

Cuestionado sobre si el precio del crudo volverá a niveles de hace cuatro años, el presidente de Galp dijo que debería reducirse a, al menos, la mitad de su valor actual (superior a los 140 dólares el barril).

¢No entiendo porqué el precio no llega a los 50 dólares. Ya no me incomoda la idea de que alcanzará los 70 u 80 dólares por barril, pero las (compañías) fundamentales en el sector soportarían tranquilamente precios entre los 50 y 60 dólares por barril¢, dijo.

Ferreira de Oliveira rechazó la posibilidad de que las compañías que refinan el crudo y distribuyen combustibles paguen la denominada tasa ¢Robin Hood¢, por la que se subirían los impuestos a las petroleras para destinar la recaudación a cuestiones sociales.

¢Creo que los que proponen esta idea piensan actuar en el área de la producción, porque es ahí que los márgenes son más exagerados. No en el refino y la distribución de combustibles¢.