Fusión

La junta de Countrywide aprueba la fusión con Bank of America en medio de una 'lluvia' de demandas

El 69% de los accionistas con derecho a voto de Countrywide Financial Corporation, la mayor entidad hipotecaria privada de EEUU, aprobaron hoy en junta general extraordinaria la integración de la compañía en Bank of America en una transacción valorada en unos 4.000 millones de dólares (2.568 millones de euros), que se llevará a cabo mediante un intercambio de acciones y que podría completarse el próximo 1 de julio.

La entidad radicada en Calabasas, una de las principales víctimas de la crisis 'subprime', registró pérdidas por importe neto de 893 millones de dólares (573 millones de euros) en los tres primeros meses de 2008, frente al beneficio neto de 434 millones de dólares (279 millones de euros) del mismo periodo del año anterior tras asumir cargas de 3.052 millones de dólares (1.961 millones de euros) por amortizaciones y provisiones ante créditos fallidos.

Bank of America, el segundo mayor banco estadounidense, anunció el pasado 11 de enero el acuerdo para absorber Countrywide, que en aquellos momentos se encontraba envuelta en especulaciones respecto a su posible quiebra. El acuerdo de compra establece el pago de 0,1822 acciones de Bank of America por cada título de Countrywide.

California e Illinois demandan a la entidad por malas prácticas

Por otro lado, en el día de hoy el fiscal general de California, Edmund G. Brown, presentó una demanda en un Tribunal de Los Angeles contra Countrywide Financial, así como contra su consejero delegado, Angelo Mozilo, y su presidente, David Sambol, a los que acusa de realizar publicidad engañosa y competencia desleal con el objetivo de "empujar a los hogares a préstamos de riesgo con el único propósito de revender las hipotecas en el mercado secundario".

De acuerdo con el texto de la demanda, al que tuvo acceso Europa Press, el fiscal considera que Countrywide se aprovechó del 'sueño americano' de la propiedad para vender hipotecas con altos beneficios en el mercado secundario.

"La entidad vendió una cifra constantemente creciente de préstamos de gran complejidad y riesgo tan rápidamente como le era posible. Countrywide era, en esencia, una fábrica para la producción masiva de préstamos sin preocupación por los prestatarios. Esta demanda pretende obtener un alivio para aquellos que fueron timados por el engañoso plan de Countrywide".

En este sentido, la demanda señala que estas prácticas fueron creadas y mantenidas con el conocimiento, la aprobación y la ratificación de los máximos directivos de la entidad, Angelo Mozilo y David Sambol.

Por otro lado, la oficina del fiscal general de Illinois, que abrió en otoño una investigación sobre las prácticas de negocio de Countrywide también ha presentado una demanda civil contra la entidad, según señala el diario The Wall Street Journal.

De acuerdo con un borrador al que tuvo acceso el diario, el Estado de Illinois alega que Countrywide cometión "prácticas desleales y engañosas" a la hora de vender préstamos hipotecarios. En este sentido, señala que la compañía desarrolló "técnicas de venta y marketing" que incentivaban a empleados y brokers a colocar hipotecas sin tener en cuenta la capacidad de los clientes para hacer frente a los pagos.

Por este motivo, la fiscal general de Illinois, Lisa Madigan, solicita que todos los préstamos concedidos por Countrywide en los que se hubieran producido malas prácticas sean rescindidos o modificados.