Mercados

Telefónica acelera la recompra de acciones y retrasa la salida a Bolsa de Atento

El presidente de Telefónica, César Alierta, afirma que la situación bajista de los mercados hace aconsejable acelerar el programa de recompra de acciones y no sacar a bolsa su filial Atento hasta que el mercado sea capaz de ¢valorarla por lo que vale¢.

En un encuentro con periodistas con motivo de la celebración del consejo de la operadora en Zaragoza, César Alierta, afirmó que Telefónica está preparada para afrontar la actual situación económica y que cumplirá las previsiones de crecimiento anunciadas para este año, tanto en España como en Europa y Latinoamérica.

Telefónica anunció en febrero que sus ingresos crecerán este año entre el 6 y el 8%; el OIBDA (resultado operativo bruto antes de amortizaciones), entre el 7,5 y el 11 y el resultado operativo, entre el 18 y el 19%.

Alierta dijo que el grupo ¢está acostumbrado a vivir con el viento soplando desde todos los sitios¢. Además, el mundo digital es una realidad y hace que el sector de las telecomunicaciones esté ¢más abrigado¢ que otros.

TELEFÓNICA 6,69 -1,01%

Recordó que el grupo lleva 17 trimestres cumpliendo sus previsiones y que se trata de una compañía con presencia en 25 países y 240 millones de líneas, el 5% de la población mundial, por lo que está protegida ante una crisis en un zona.

El presidente de Telefónica se refirió a la situación de los mercados y a la cotización de la operadora (17,18 euros al cierre de hoy), que las previsiones de los analistas preven una subida a 24 euros, lo que unido al flujo de caja hace aconsejable adelantar el plan de recompra de acciones.

Telefónica había anunciado un programa de recompra de 100 millones de acciones (el 2,095% de capital) hasta el primer semestre de 2009 y en mayo dijo que lo adelantaba a finales de 2008. La situación del mercado, dijo, hace que ahora sea aconsejable acelerar lo posible este plan.

Retrasa la salida a Bolsa de Atento

Respecto a la salida a bolsa de Atento, que directivos de la compañía habían anunciado informalmente para el primer semestre de 2008, Alierta explicó de nuevo que se trata de una empresa que no está en el centro del negocio de la compañía, por lo que quieren sacarla a bolsa pero que no lo harán hasta que el mercado esté preparado a pagar su precio.

Se refirió a la buena situación financiera de Telefónica, que no necesita refinanciar su deuda y a la buena acogida que tuvo el pasado 28 de mayo su emisión de bonos que colocó 1.250 millones de euros, aunque hubo peticiones por 3.000 millones.

Sobre si la actual situación económica puede retrasar las inversiones en las redes de nueva generación, el consejero delegado de Telefónica, Julio Linares, dijo que los usuarios necesitan cada vez más ancho de banda y que Telefónica va a hacer todo los necesario para tener una oferta completa para ofrecer a los consumidores y que a partir de ahí su desarrollo dependerá del mercado.

Cumplirá los objetivos pese a la crisis

El presidente ejecutivo de Telefónica, César Alierta, dijo el miércoles que la compañía sigue confiando en cumplir sus previsiones para 2008 pese a la ralentización económica en España, su principal mercado.

¢Telefónica está acostumbrada a ir contra viento y estamos en camino de cumplir nuestra guidance para 2008¢, dijo Alierta en un encuentro con periodistas en Zaragoza.

El grupo tiene previsto incrementar esta año sus ventas a nivel global entre un seis y un ocho por ciento y elevar el resultado bruto de explotación entre un 7,5 y un 11%.

En España, la operadora quiere subir sus ingresos entre un 2 y un 3,5% y su resultado bruto de explotación, entre un 6 y un 8%.

Alierta agregó que el grupo va a cumplir sus objetivos en las tres regiones donde está presente (España, Europa y Latinoamérica).

¢Los objetivos fijados en Londres siguen en pie¢, dijo. En la última reunión con analistas en octubre del año pasado en Lonres, Telefónica pronosticó a escala global unas tasas de crecimiento anual de su resultado de explotación de entre el 7 y el 11% entre 2006 y 2011.

En el mercado doméstico, tanto los abonados de telefonía móvil como aquellos relativos al lucrativo negocio de la banda ancha siguen creciendo, destacó Alierta.