Informe

Los ricos españoles no saben de crisis, según Merrill Lynch

Los activos de los particulares con grandes patrimonios aumentan hasta los 40,7 billones y su riqueza media supera por primera vez los 4 millones de dólares.

Según el 12º Informe Anual sobre la Riqueza en el Mundo, publicado hoy por Merrill Lynch y Capgemini, el número de particulares con patrimonios elevados (personas con unos activos financieros netos superiores a un millón de dólares excluyendo primera vivienda y consumibles) aumentó un 6% en 2007, hasta alcanzar los 10,1 millones.

Por primera vez en la historia del informe, los activos medios de estos particulares superaron los 4 millones de dólares. Además, la riqueza en manos de los mismos registró un aumento del 9,4% en 2007, hasta los 40,7 billones de dólares, debido al crecimiento de la capitalización bursátil en las economías emergentes.

Por otra parte, el número de particulares con patrimonios muy elevados (personas con unos activos financieros netos superiores a 30 millones de dólares excluyendo primera vivienda y consumibles) creció un 8,8% en 2007.

El año 2007 ha sido un periodo de transición para la economía mundial, caracterizado por dos entornos económicos claramente opuestos. Por un lado, la dinámica arrastrada desde 2006 contribuyó a mantener el crecimiento en los primeros meses de 2007, pero a finales de año la economía se enfrentó a una intensificación de la incertidumbre.

El crecimiento mundial se mantuvo sólido en 2007, tanto en términos de PIB real como de capitalización bursátil, los dos determinantes principales de la generación de riqueza. Las ganancias sustanciales del primer semestre de 2007 impulsaron el aumento del número de grandes patrimonios en todo el mundo, mientras que, en el segundo semestre del año, la resistencia de las economías emergentes compensó la desaceleración de las economías maduras. La economía global creció un 5,1%, respecto al 5,3% del año 2006.

Las economías emergentes y los países BRIC

El marcado crecimiento de las economías emergentes estuvo en gran parte impulsado por la prosperidad de los sectores de exportación y el aumento de la demanda interna. El mayor crecimiento regional respecto al número de personas con patrimonios elevados tuvo lugar en Oriente Medio, Europa Oriental y Latinoamérica, con incrementos del 15,6%, 14,3% y 12,2%, respectivamente.

El aumento de las exportaciones de materias primas, unido a la creciente aceptación internacional de los centros financieros emergentes como actores globales significativos, contribuyó a la tasa de crecimiento de las economías emergentes.

Los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), impulsados por las mejoras económicas y el fuerte crecimiento de la capitalización bursátil, han seguido desempeñando un papel fundamental en la economía mundial.

¢Según el Informe, el número de patrimonios elevados y el volumen de riqueza que controlan, ha aumentando en 2007 gracias a la evolución de la riqueza en mercados emergentes como India, China y Brasil¢, explica Eva Castillo, Responsable de Merrill Lynch Banca Privada para Europa, Oriente Medio y África (EMEA).

¢Si bien las tendencias indican que existen oportunidades para que las firmas de gestión de patrimonios aprovechen los mercados en crecimiento, el éxito lo alcanzarán aquellas compañías que reconozcan que sus estrategias actuales de servicio, ejecución y tecnología, tienen que modificarse y adaptarse para satisfacer las necesidades particulares de estos mercados objetivo¢, añade Castillo.

Desaceleración en las economías maduras

Los efectos de la desaceleración de la economía estadounidense pesaron sobre otras economías maduras, como se desprende del menor crecimiento del PIB y la debilidad de los mercados de renta variable en algunas zonas de Europa y Asia.

Esta evolución estuvo alimentada por tres factores principales: el enfriamiento del mercado de la vivienda, la contracción de la disponibilidad de crédito y la mayor volatilidad y los descensos de los precios en los mercados de renta variable. Esta cadena de acontecimientos afectó a los consumidores y las instituciones, dificultando su capacidad para mantener la liquidez y hacer negocio.

El número de grandes patrimonios europeos creció un 3,7%, hasta los 3,1 millones de personas, mientras que la riqueza en manos de estos particulares creció un 5,3% en 2007, hasta los 10,6 billones de dólares. Por su parte, España experimentó un crecimiento del 4% en el número de grandes patrimonios, lo que supone un total de 164.000 particulares.

Previsiones para el futuro

A pesar de la intensificación de la incertidumbre con respecto a las perspectivas mundiales a corto plazo, los fundamentales aún sólidos de los mercados emergentes probablemente sostengan unos niveles altos de crecimiento.

El equilibrio entre la fortaleza de los mercados emergentes y la recuperación de los mercados maduros probablemente persista a lo largo de 2008, y las perspectivas a corto plazo estarán sujetas a variaciones dado que aún pueden existir algunos aspectos de riesgo potencial desconocidos.