Unión Europea

La CE regulará la actuación de las agencias de calificación

La Comisión Europea anunció ayer una inminente propuesta de regulación de las agencias de calificación. Bruselas quiere garantizar la calidad de su gestión y facilitar el nacimiento de nuevas agencias.

El proyecto de regulación comunitaria de las agencias de calificación establecerá normas sobre calidad y sistemas de remuneración de sus analistas, así como la neutralidad del contenido de sus recomendaciones respecto a otros productos comercializados por la empresa.

El anuncio de la CE se produce sólo una semana después de que el regulador estadounidense, la Securities and Exchange Commission (SEC) anunciase que prepara una normativa para erradicar los conflictos de interés de las agencias.

'Ya hemos empezado a trabajar en el asunto y quiero proponer las medidas apropiadas a la Comisión en los próximos meses', señaló ayer el comisario de Mercado Interior, Charlie McCreevy en una conferencia pronunciada en su Irlanda natal.

El irlandés espera que la nueva regulación no sólo discipline a las agencias sino que permita también la aparición de nuevos competidores. El Gobierno alemán lleva años instando a la creación de una agencia con capital europeo. 'Ya dije que no esperaría indefinidamente a que las agencias pusieran orden en su casa', advirtió el comisario. Y consciente quizá de su dudosa credibilidad añadió: 'Y lo que digo lo pienso'.

McCreevy, cuyo mandato en Bruselas se caracteriza por continuas iniciativas frustradas, aseguró que esta vez 'escucharemos a todas las partes pero no nos distraerán con tácticas dilatorias'.

El comisario considera, en concreto, que los recientes cambios anunciados por las agencias en su gestión 'son bienvenidos, pero insuficientes'. Y en una actividad dominada por tres operadores (S&P, Moody's y Fitch) asegura que a algunos de ellos 'les gustaría ir más lejos, pero son reacios a hacer propuestas más ambiciosas si no hay igualdad de condiciones para todos'.

Bruselas parece dispuesta a empujarles a dar el paso hacia adelante, a pesar de que algunos expertos han recomendado prudencia en la intervención legislativa. McCreevy agradeció ayer esos consejos pero dijo no compartirlos.

'Estoy convencido', señaló el irlandés, 'de que la actividad de las agencias requiere tomar medidas reguladoras bien pensadas y calculadas'. McCreevy cree que el Código de Conducta suscrito por las agencias ha demostrado ser un instrumento sin fuerza. Y como prueba, esgrimió 'el hecho de que ningún regulador se percatara siquiera del olor a podrido que había en el corazón del proceso de calificación hasta que estalló la tormenta financiera'.