Grupo aeroespacial

Accionistas minoritarios llevan el 'caso EADS' a los tribunales de EE UU

Inversores minoritarios de EADS han llevado ante la justicia de Estados Unidos el supuesto uso de información privilegiada por parte de la cúpula del grupo y de sus accionistas de referencia.

El posible uso de información privilegiada por parte de la cúpula directiva y los principales accionistas de EADS durante la crisis del superavión A-380 ha cruzado el Atlántico. El tribunal federal del Distrito Sur de Nueva York ha recibido dos demandas distintas de accionistas minoritarios contra los gestores del grupo aeroespacial europeo por la presunta comisión de varios delitos, en línea con las investigaciones abiertas en Francia por el regulador bursátil AMF y la Fiscalía.

En un caso, el despacho de abogados neoyorquino Dreier, en nombre de Danielle Bobin (accionista individual del grupo), acusa de uso de información privilegiada al fabricante de automóviles alemán Daimler y al conglomerado galo de la comunicación Lagardère, los dos socios de referencia de EADS. Asimismo, implica en el caso a dos ejecutivos del consorcio de origen estadounidense. De hecho, el máximo responsable de EADS Northamerica, Ralph Crosby, es uno de los altos cargos investigados por la Justicia gala.

La segunda demanda es la que ha planteado un accionista institucional del consorcio a través de Coughlin Stoia, un bufete de San Diego especializado en casos de fraude financiero. La iniciativa acusa a parte de los directivos de EADS de violar la Ley del Mercado de Valores (Securities Exchange Act) estadounidense al hacer pública información 'falsa y engañosa' sobre los problemas técnicos que afrontaba el programa del superavión A-380 desde mediados de 2005 y sus consecuencias financieras.

En los dos casos se ha solicitado al tribunal que las demandas logren tener carácter colectivo, de forma que se puedan adherir a ellas todos los inversores que se consideren perjudicados por la actuación de la cúpula de EADS. Los títulos del consorcio empresarial no cotizan en EE UU, pero las demandas tratan de atraer a los accionistas estadounidenses que compraron sus acciones en los mercados europeos.

Diecisiete sospechosos

La AMF ha acusado a 17 directivos y ex directivos de EADS y Airbus, así como a Daimler y a Lagardère, de ejecutar stock options con unas plusvalías de 20.000 millones de euros entre junio de 2005 y julio de 2006, antes de reconocer en público los retrasos del A-380 o la falta de rentabilidad de la propuesta inicial del A-350.

La Fiscalía francesa ha abierto una investigación en paralelo que, de momento, se ha saldado con una acusación formal contra el ex presidente de EADS Noël Forgeard.

Desajustes entre España y Francia por el A-400M

La falta de colaboración entre las plantas de EADS de España y Francia responsables de la fabricación del A-400M, el nuevo avión de transporte militar del grupo, podrían retrasar en más de un año las entregas de los aparatos, según el semanario alemán WirtschaftsWoche, que cita fuentes anónimas de Airbus. La publicación, además, afirma que la demora de seis meses que acumula el programa ha llevado al grupo a rechazar la invitación del Departamento de Defensa de los EE UU de participar en un concurso valorado en 6.000 millones de euros para el suministro de 68 aviones.

Desde la empresa calificaron de 'sorprendentes' estas informaciones. El propio consejero delegado de EADS, Louis Gallois, aseguró ayer en París que el grupo mantiene el calendario previsto y que el A-400M volará este verano.