Impuestos

La presión fiscal aumentó 0,62 puntos en 2007, hasta el 37,11% del PIB

La presión fiscal, que contabiliza los ingresos por impuestos y cotizaciones sociales en relación con el PIB, aumentó en 2007 en 0,62 puntos por centuales respecto a 2006 y se situó en el 37,11% del PIB, según el Avance de la actuación presupuestaria de las Administraciones Públicas.

Según este informe del Ministerio de Economía y Hacienda difundido hoy, este avance de la presión fiscal obedece al aumento de los recursos fiscales en un 8,8%, superior en 1,8 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en términos nominales, que se sitúa en el 7%.

Entre los distintos componentes de la presión fiscal, destaca el avance de los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio en 1,23 puntos porcentuales con relación a 2006, frente al retroceso de los impuestos sobre la producción y las importaciones en 0,61 puntos porcentuales.

Las cotizaciones sociales efectivas y los impuestos sobre el capital, estos últimos con un peso poco significativo dentro de la presión fiscal, se mantienen con relación al PIB en el mismo nivel del año anterior.

En el período 2002-2007 la presión fiscal registra un avance de 3,20 puntos porcentuales, cifra que representa un crecimiento medio anual de 0,64 puntos.

El avance de los impuestos sobre la renta y el patrimonio en 2,46 puntos contribuye en un 77% al aumento de la presión fiscal durante este periodo, impulsado, principalmente, por el dinamismo de los beneficios empresariales y de las rentas del capital y del trabajo.

El ministerio destaca que el efecto de las rentas del trabajo se vio suavizado por la reforma parcial del IRPF en 2003 y 2004 y por la última reforma de 2007.

Los impuestos sobre la producción y las importaciones contribuyeron al aumento de la presión fiscal durante este periodo en un 16%, y experimentaron un avance de 0,51 puntos porcentuales, en el que destaca la fortaleza de la demanda nacional y la evolución al alza de los precios.

La aportación a la presión fiscal de las cotizaciones sociales efectivas se mantiene prácticamente estable en este periodo, con un leve aumento de 0,02 puntos porcentuales y una contribución al aumento de la presión fiscal del uno por ciento.

Por último, los impuestos sobre el capital, con un peso poco significativo dentro del total de recursos fiscales, contribuyeron en un tres por ciento al aumento de la presión fiscal durante este periodo.

Desde el punto de vista institucional, la Administración Central, integrada por el Estado y los organismos de dicha Administración Central, aumentaron su presión fiscal respecto a 2002 en 1,11 puntos porcentuales, debido al crecimiento en un 57,2% de los recursos fiscales correspondientes al Estado, y en un 24,5% a los organismos de la Administración Central.

La presión fiscal de las comunidades autónomas es la que registró un mayor aumento durante este periodo, 1,73 puntos porcentuales, al multiplicar sus recursos fiscales por cinco.

Por último, la correspondiente a las Administraciones de Seguridad Social y las Corporaciones Locales tuvo un avance de 0,19 y 0,23 puntos porcentuales, respectivamente.

Por último, la evolución de los recursos pagados a las Instituciones de la UE reflejaron la disminución del tipo aplicable a la base armonizada del IVA para el cálculo del primer tramo del recurso comunitario, que pasó del 1% hasta el año 2001 al 0,75% para 2002 y 2003, y al 0,50% a partir de 2004.