Acuerdo

Las agencias de 'rating' planean cambiar el cobro de comisiones

Las principales agencias de calificación de riesgo negocian con la Fiscalía de Nueva York un cambio en su sistema de cobro de comisiones para evitar que se produzcan conflictos de intereses. La medida se produce después de que estas firmas hayan sido muy criticadas por su actuación durante la crisis subprime.

La crisis subprime (hipotecas y otros productos de alto riesgo) vuelve a golpear de lleno a las agencias de rating, muy cuestionadas en los últimos meses al haber concedido calificaciones triple A, el máximo escalón, a activos que ahora han sido degradados. Esta situación ha llevado a los supervisores y a las firmas a replantearse sus actuales sistemas de actuación.

Con este objetivo, las principales agencias (Standard & Poor's, Moody's y Fitch Ratings) están negociando con el Fiscal general del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, modificar el esquema de cobro de comisiones en los ratings concedidos a emisiones de titulización subprime. La intención es que, a partir de ahora, éstas se cobren por todos los trabajos preliminares realizados por las agencias, así como por la concesión de una calificación. Hasta ahora, las agencias cobran sólo cuando son elegidas por las entidades para que califiquen su deuda. Con el nuevo sistema las agencias cobrarán incluso si no son seleccionadas para realizar una calificación, lo que reduce el incentivo de dar ratings favorables a sus clientes.

'Creemos que estas medidas ayudarán a que nuestros sistemas de calificación tengan una mejora calidad', señaló ayer Deven Sharma, presidente de S&P.

Si se alcanza este acuerdo puede cambiar esta industria, que factura unos 7.720 millones de euros al año, al igual que supuso un giro en Wall Street con las modificaciones introducidas por Eliot Spitzer, antecesor de Cuomo. Entre 2002 y 2003, Spitzer propuso al sector separar el análisis de la actividad de banca de inversión.

Algunos diarios estadounidenses apuntan que el pacto podría estar listo esta misma semana, mientras que otras fuentes señalan que las conversaciones podrían romperse en cualquier momento.

El acuerdo podría llegar antes de que el regulador de los mercados estadounidenses, la SEC, por sus siglas en inglés, publique una serie de nuevas normas de actuación para las agencias de rating, lo que está previsto para el próximo 11 de junio.

Los reguladores toman cartas en el asunto

La Organización Internacional de Comisiones de Valores (Iosco) trató la semana pasada en París el futuro de las agencias de rating con el objetivo que no se repitan los errores cometidos durante la crisis subprime y otras anteriores. Iosco prepara la elaboración de un código, que será en principio voluntario, ya que corresponderá a los diferentes miembros de esta organización, incluida la CNMV española, la labor de implantar estas normas en cada una de las legislaciones nacionales. Otra de las iniciativas que está en marcha parte del Comité Europeo de Reguladores Bursátiles (CESR), interesado en constituir un órgano de supervisión europeo de estas firmas. æpermil;ste tendría como cometido establecer los nuevos esquemas de comportamiento de las agencias de rating y vigilar su estricto cumplimiento.