Cinco Sentidos

Guía para moverse en la Expo 2008

Un deleite para los sentidos y una ocasión excepcional para informarse y formarse sobre el futuro del agua.

Cientos de operarios trabajan día y noche para que todo esté listo el próximo 14 de junio , el día grande en que se inaugurará la Expo 2008 en Zaragoza. La frenética actividad no sólo afecta al recinto de Ranillas, sede de la muestra. Amplias zonas del casco urbano están en obras, porque prácticamente toda la capital está, más o menos directamente, relacionada con el evento. Así, en el barrio del AVE, las máquinas están a tope para tener listos sus viales para la gran fecha, mientras Expoagua ultima los trabajos para que, la próxima semana, pueda reabrirse la avenida de Ranillas, que lleva tres años de insufribles atascos.

Las últimas lluvias han querido poner la última guinda de problemas. Pero tienen la batalla perdida, porque aquí todo el mundo sabe que los aragoneses se crecen ante las dificultades. Por algo se llama 'la zaragozana' a una forma, casi imposible, de remontar en el juego.

De momento, la próxima semana empieza con las más espectaculares atracciones terminadas y 900 banderas, que se instalarán en los próximos días, saludarán su estreno. En el interior de la Torre del Agua está ya montado el Splash, la espectacular escultura de una gota de agua que estalla a 40 metros de altura. También el espectacular Acuario, que albergará 5.000 ejemplares de 300 especies. El próximo sábado, 5 de junio, la Expo prevé realizar, ante 20.000 personas, su ensayo general.

Ranillas se convertirá en la mayor zona verde de la ciudad

La muestra moverá más de 4.000 millones de euros

Las atracciones de la Expo 2008 son tan numerosas que el visitante corre el riesgo de verse literalmente sepultado por el exceso de información. Harían falta muchos días para ver y asistir a todo lo programado, pero ni el cuerpo ni el bolsillo lo permiten. Además, el visitante va a encontrarse a una Zaragoza que se mueve de una forma muy distinta a la habitual. De hecho, la capital va a experimentar una transformación de tal calibre que, por ejemplo, el meandro de Ranillas, un espacio hasta hace muy poco habitado únicamente por estos humildes y escasos batracios, se convertirá en la mayor zona verde y de ocio, donde, sólo en mantenimiento, habrán de gastarse cuatro millones de euros al año.

Nada será igual para el turista durante la celebración de la Expo, ni siquiera para quienes regularmente visitan Zaragoza. Tampoco lo será para los propios residentes de la capital, y eso que dos años de ajetreo a cuenta de las obras de los grandes proyectos, la mayoría impulsados por la Expo, les van acostumbrando.

Ricardo Martín Tezanos, jefe de prensa de Expo Zaragoza, subraya que 'la muestra actúa en tres ámbitos: la diversión, la información y la formación. Constituye un deleite y un asombro para los sentidos, pero también una oportunidad excepcional para informarse y formarse sobre la situación y los problemas del agua en el mundo, un recurso fundamental para el futuro'. El turista verá en la Expo realizaciones espectaculares, como la Torre del Agua o el Pabellón Puente; experimentará sensaciones desconocidas en el Pabellón bioclimático de España, pero también podrá salir de la muestra sabiendo con conocimientos que cambiarán su relación con el agua, su comportamiento y la concienciación que transmitirá a su entorno.

La Tribuna del Agua, en la que participarán especialistas internacionales, tendrá una altura, cuando menos similar, a la de la mismísima Torre del Agua. Y la Carta del Agua, que se suscribirá en Zaragoza, alcanzará una importancia del calibre que en arquitectura se otorga al revolucionario Pabellón Puente, de la arquitecta iraquí Zaha Hadid, la primera mujer poseedora del premio prestigioso Premio Pritzker.

Roque Gistau, presidente de Expo Zaragoza, subraya que este evento 'no es una feria de muestras, sino un aldabonazo mundial para inaugurar un nuevo lenguaje sobre el agua. Por eso, queremos la muestra perdure en el tiempo y que su mensaje llegue hasta el rincón más apartado del planeta. La Expo no es sólo importante para Zaragoza, lo es también para España y para el mundo'.

La muestra zaragozana pretende crear escuela en muchos campos, demostrar que las cosas pueden hacerse mejor y más responsablemente en cualquier lugar. Ejemplo de construcción eficiente, en el recinto de Ranillas se han registrado la mitad de accidentes laborales que la media nacional de siniestralidad. Se han establecido nuevas fórmulas de colaboración entre grandes y pequeñas empresas, con un aprovechamiento de sinergias que ha desembocado en alianzas mucho más duraderas que los acuerdos a propósito de esta obra. La Expo se ha convertido también en el gran cliente del comercio justo, con más de 5.000 toneladas de azúcar y café, la mayor operación realizada en este ámbito.

La Expo moverá por encima de los 4.000 millones de euros y convertirá a Zaragoza una ciudad nueva. La muestra se interpreta como un triunfo de los zaragozanos, que apostaron y lucharon por traer a su ciudad este gran evento social y cultural. Al revés de lo que ocurre en este tipo de acontecimientos, donde la designación es efectuada por los gobiernos, la Expo nació de la iniciativa de los propios ciudadanos, quienes pusieron y arriesgaron su dinero antes de sumar apoyos; los ingresos por patrocinio a 31 de marzo alcanzaban la cifra de 110 millones de euros, según su presidente, Roque Gistau.

Al final, los habitantes de la ciudad han conseguido que la Expo sea un proyecto nacional (el grado de conocimiento alcanza el 87 %). compartido por todos en Aragón, pues la muestra ha logrado unir a todo el arco político, vertebrar a todo el territorio y, sobre todo, compartir un sueño que, por una vez, toma cuerpo y se hace realidad.

Consejos. Claves para moverse en la feria del agua

Dónde comer con plenas garantías

En Ranillas habrá 80 puntos de restauración repartidos por todo el recinto. Para hacerse una idea, el café (de comercio justo), costará 1, 20 euros; una cerveza, 2 euros , y un bocadillo de jamón serrano, 3 euros. Un centenar de países ofrecen selecciones de sus cocinas autóctonas. Recomendables, los espacios gourmet de Francia y Japón. El local más amplio es el de Uruguay, donde sus chefs mostrarán en directo el arte de asar la carne. Las Comunidades Autónomas ofrecen un único restaurante donde pueden degustarse las delicatessen de cada región. Si le atraen las vistas panorámicas, la mejor oferta es la de la Torre del Agua.

Alojamiento en función del bolsillo

El alojamiento es una de las cuestiones más problemáticas. Si llega a tiempo, lo mejor es recurrir a la empresa contratada por la Expo (Alojamientos Zaragoza) o apuntarse al pack expo de caravanas (www.expocaravan2008.com), que facilita transporte, alojamiento y rutas turísticas, más entrada a las muestra por 960 euros a la semana, con posibilidad de tarificación diaria. Alojamientos Zaragoza ofrece habitación doble entre 36 y 40 euros e individual entre 24 y 29. Cuidado con los abusos, que proliferan en las ofertas por internet (hasta 500 euros por noche). Además, la mayoría de los hoteles han incrementado sus tarifas.

Mejores medios para llegar a la Expo

Si llega directamente desde el AVE, no tiene problemas. Utilizar el coche particular no resulta demasiado aconsejable por los problemas de tráfico, que se presumen intensos durante los tres meses que dura la muestra. Puede encontrar aparcamiento en los parking Norte y Sur, que suman 10.000 plazas. Los autobuses urbanos funcionarán desde las 9 de la mañana a las 4 de la madrugada. La telecabina es un medio muy recomendable. Lleva desde la estación intermodal de Delicias hasta la Torre del Agua y, por 9 euros, se pueden contemplar espectaculares vistas, además de la entrada gratuita a la exposición El mundo del hielo.

Moverse dentro del recinto de Ranillas

La Expo 2008 ha apostado por el desarrollo sostenible y el cuidado del medio ambiente es una de sus señas de identidad. La bicicleta constituye un medio excelente para desplazarse. Ya se han instalado 30 paradas con 300 unidades en las riberas y entorno de la muestra. Además del tren turístico, verá autobuses y microbuses impulsados por hidrógeno. Lo más molesto de este tipo de eventos suelen ser las esperas en colas interminables. Podrá ahorrárselas a través del sistema de telerreservas y, si dispone de una PDA, se ocuparán de que no se aburra durante la espera, suministrándole una amplia gama de contenidos.

Los espectáculos imprescindibles

La selección no resulta fácil, ya que habrá 5.000 espectáculos en 93 días. Imprescindibles son los tres eventos que constituyen el buque insignia de la muestra: Iceberg, una sinfonía poético-visual, creada por Calixto Beito; El Hombre Vertiente, del argentino Pichón Baldinu, y la cabalgata El Despertar de la Serpiente, del Circo del Sol. También resultan recomendables La cena, de Els Joglars; Carmina Burana, bajo la dirección de Jing Xing, y tres conciertos excepcionales: Bob Dylan, Alanis Morrisette y Enrique Bumbury. Son tan sólo un botón de muestra de un programa tan amplio que satisface a todo tipo de gustos.

Informarse de los problema del agua

Será el mayor foro internacional sobre la situación y los problemas del agua. Habrá diariamente conferencias de especialistas y relevantes personalidades internacionales, como Mijail Gorbachov o Rigoberta Menchú. Los debates se canalizan a través de la Tribuna del Agua, que albergará un debate que permanecerá tras la clausura de la muestra y que convertirá a Zaragoza en la sede mundial para el tratamiento de esta problemática. Más de 2.000 expertos participarán en los debates que desembocarán en nueve documentos, entre ellos la Declaración de Zaragoza, que marcará un hito en las estrategias sobre agua.

Nuevas sensaciones para experimentar

No debe perderse la visita al Pabellón bioclimático de España, donde se pueden experimentar sensaciones que le transportarán a espacios inéditos. El Pabellón Puente, un lugar extraordinario, único en el mundo, es a la vez viaducto y macrosala de exposiciones. Sienta el estallido de una gota de agua a 40 metros de altura subiendo a la Torre del Agua. Descubra el sistema de cita previa para eliminar esperas y aprovechar el tiempo para verlo casi todo. Sobrevuele el meandro de Ranillas alquilando una avioneta. Visite el acuario fluvial más grande del mundo, con más de 300 especies de peces, anfibios e insectos.

Un recuerdo de la visita a la Expo

La mercadotecnia de la Expo es muy amplia. Tiene todo tipo de objetos presididos por Fluvi, la simpática mascota de la muestra, adaptados a todos los gustos y bolsillos. Hay más de 400.000 productos, desde sencillos llaveros a los juegos más sofisticados. Modestas y elegantes tazas de café, vajillas o abanicos ecológicos que pueden adquirirse en las tiendas de Expo Zaragoza 2008 o a través de Internet. Estrene el menaje con productos procedentes del comercio justo, del que la Expo es el principal cliente. Los objetos le ayudarán a recordar aquellos días inolvidables que pasó en el evento más importante de España de 2008.