Mercados

Las gestoras piden licencia para un ETF bajista

Ante el adverso panorama bursátil, las gestoras de fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) tratan de ampliar la oferta. BBVA, Santander y Lyxor están negociando lanzar un ETF que saque partido de las caídas del Ibex 35. BME, que tiene que otorgar la licencia, estudia la posibilidad.

Los malos tiempos para la renta variable -el Ibex 35 pierde un 11,09% en 2008- son una oportunidad para ganar desde el otro lado de la trinchera: el de las caídas. Si existiese un ETF inverso sobre el índice de referencia de la Bolsa española, las pérdidas se tornarían en ganancias. Así, las gestoras que tienen disponibles estos productos están deseosas de lanzar al mercado una herramienta que permita a sus clientes sacar partido de los retrocesos generalizados.

Pero Bolsas y Mercados Españoles (BME) es quien tiene la última palabra, pues antes tendría que lanzar la licencia, que finalmente iría a parar a manos de una de las firmas. Un portavoz de BME asegura que están estudiándolo, si bien no hay ni decisión ni fecha al respecto. Actualmente, tan sólo BBVA Asset Management, Santander Gestión y Lyxor compiten en el mercado de ETF. Hay productos vinculados a índices internacionales y otros que le siguen los pasos al Ibex 35, al Ibex Top Dividendo, los selectivos de empresas de pequeña y mediana capitalización -Small y Medium Cap- y también los selectivos Latibex Top y Latibex Brasil.

Los inversores institucionales, especialmente los fondos de inversión, ya pueden utilizar los ETF en estrategias bajistas o de coberturas en España, a través de la ya usual operativa de préstamo de valores, pero los particulares, en caso de querer apostar a la baja, han de recurrir a otros productos, como los contratos por diferencias (CFD, por sus siglas en inglés), las opciones, los warrants o los futuros. También pueden optar por ETF inversos, si bien han de comprar en otras Bolsas para conseguirlos y sus subyacentes, por supuesto, son índices extranjeros (véase gráfico). Su puesta en marcha es más compleja que en los ETF clásicos, ya que requieren el uso de derivados.

Desde Renta 4, Estefanía García asegura que en la actual coyuntura la demanda de herramientas para sacar rédito de los retrocesos es creciente y que los clientes solicitan ETF que permitan aprovechar las caídas del Ibex 35: 'Lo incluiremos en nuestra oferta en el momento en el que una de las gestoras obtenga la licencia', agrega. En BBVA Asset Management se encuentran en plena fase de estudio de los ETF inversos y añaden que los consideran 'interesantes y atractivos'.

Los datos de volumen en el segmento de fondos cotizados de la Bolsa española revela el interés de los inversores por este producto, puesto que entre enero y abril han movido 3.334,5 millones de euros, una cifra relativamente pequeña en comparación con la negociación en renta variable -la media diaria de mayo es de 4.800 millones-, pero que representa un crecimiento del 182% respecto a los mismos meses del año pasado. En cuanto a los activos bajo gestión, a finales de marzo se situaban en 3.060 millones de dólares (unos 1.900 millones de euros), según un informe de Morgan Stanley, un 117% más que a cierre de 2007. Es más, actualmente tan sólo los activos gestionados por los ETF de BBVA y Santander ascenderían a unos 3.391 millones de euros, según VDOS Stochastics.

España, muy lejos de otros mercados

El mercado mundial de ETF cayó un 4,4% en cuanto a sus activos bajo gestión, hasta los 760.800 millones de dólares (unos 482.000 millones de euros) a cierre del primer trimestre, según Morgan Stanley. Con todo, el banco estadounidense confía en un fuerte crecimiento de estos productos en los próximos años y vaticina incluso que los activos bajo gestión alcanzarán los dos billones de dólares (unos 1,26 billones de euros) en 2011. De momento, la supremacía corre a cargo de Estados Unidos con más 534.000 millones de dólares, seguido de lejos por Europa (145.160 millones), Japón (33.150 millones) y Canadá (16.540 millones). Hay países europeos en los que la industria está mucho más desarrollada que en España, donde los ETF debutaron hace apenas dos años -en julio de 2006-, como Alemania (58.710 millones de dólares) o Francia (45.370 millones). En estos mercados son comunes los ETF inversos y, de hecho, Lyxor se dispone en el futuro inmediato a lanzarlos sobre varios índices europeos, si bien en principio no cotizarán en el parqué español.

En todos los países europeos con ETF, son 29 las gestoras con productos de este tipo, mientras que el número de fondos cotizados asciende a 479, frente a los 612 de EE UU.