Competencia

Bruselas autoriza a Bosch y a Mahle para crear una empresa común de piezas para coches

La CE autorizó hoy a las empresas alemanas Bosch y Mahle, ambas especializadas en la fabricación de componentes para coches, a crear una empresa común de investigación, fabricación y distribución de turbocargadores de gas destinados a la industria del automóvil.

La investigación del Ejecutivo comunitario puso de relieve que la creación de la empresa común no creará ningún solapamiento horizontal, ya que las partes no están presentes en los mismos mercados.

Además, Bruselas ha examinado si la concentración podría provocar problemas de competencia como resultado de algunas de las actividades ejercidas por Bosch en el sector de los componentes de coches, como las unidades de control electrónico utilizadas para la gestión de motores. Como ejemplo, ha analizado si Bosch podría impedir la interoperabilidad de sus componentes con los turbocompresores de los rivales para favorecer las ventas de la empresa común.

La conclusión es que es poco probable que estos problemas se manifiesten, ya que los socios de la empresa común no tienen ni la capacidad ni los motivos necesarios para adoptar este tipo de comportamiento. Por todo ello, el Ejecutivo comunitario cree que el proyecto de empresa común no tendrá un efecto perjudicial sobre la competencia.