Investigación

Un caso de presunto espionaje sobre directivos sacude a Deustche Telekom

El Gobierno exige depurar responsabilidades si se confirma la vigilancia a los altos cargos del mayor operador europeo para detectar si informaban a la prensa.

El Gobierno alemán ha exigido hoy esclarecer rápidamente el presunto caso de espionaje de directivos en la Deutsche Telekom, a la vez que respaldó la gestión de su presidente, René Obermann. "Si se confirman las acusaciones estamos ante una grave pérdida de confianza, por lo que es necesario esclarecer el caso cuanto antes", ha asegurado hoy el portavoz del ministerio de Finanzas, Torsten Albig, exigiendo responsabilidades.

Según Albig, el actual presidente de la Deutsche Telekom cuenta con el pleno apoyo del Estado, accionista mayoritario de la compañía de telecomunicaciones. El Gobierno celebra además que Obermann haya decidido informar inmediatamente a la fiscalía de Bonn para que investigue el caso.

El escándalo saltó el fin de semana a raíz de unas informaciones del semanario Der Spiegel, según las cuales algunos ejecutivos y miembros del consejo de vigilancia de la compañía fueron objeto de escuchas telefónicas los años 2005 y 2006, cuando Obermann todavía no había asumido la presidencia de Deutsche Telekom.

Supuestamente, las escuchas se realizaron para detectar si las personas en cuestión informaban a la prensa de asuntos confidenciales de la empresa.

El propio Obermann confirmó estas informaciones y prometió arrojar luz cuanto antes al asunto. Obermann amenazó con "duras consecuencias" y en declaraciones al diario sensacionalista Bild sostuvo que "las actuales acusaciones, si se confirman, contradicen claramente nuestro entendimiento de la protección de datos".

Además, el presidente de Deutsche Telekom aseguró a los clientes de la compañía que sus datos son seguros. Según las informaciones de Der Spiegel, la mayor compañía de telecomunicaciones de Europa espió los contactos de sus ejecutivos y miembros del consejo de vigilancia con periodistas cuando Kai-Uwe Ricke era presidente.

Según dijo Deutsche Telekom en un comunicado el fin de semana, las acusaciones están relacionadas con el uso abusivo de estos datos de contacto, que considera horarios, duración y participantes en comunicaciones.

La fiscalía de Bonn (oeste) estudia ahora si va a abrir un sumario para investigar el caso. Al mismo tiempo, la Asociación Alemana de Protección del Accionista (DSW) ha exigido una rápida aclaración del caso para evitar daños a la compañía.