Inmobiliario

Las subastas de pisos a la baja: todo o nada

La subasta de pisos a la baja ha llegado a España para quedarse, al menos de momento. La caída de las ventas y de la demanda por la crisis ha obligado a las inmobiliarias a buscar una salida rápida para sus §stocks§. Esta nueva y cada vez más recurrente fórmula de comercialización de viviendas consiste en pujar a la inversa para conseguir descuentos en los precios, no sin ciertos riesgos.

La nueva modalidad para vender pisos se denomina subasta a la baja. En plena crisis inmobiliaria, cualquier fórmula es válida para dar salida a los activos que acumulan las empresas del sector. Aunque desembarcó en España hace un par de meses con timidez, la también llamada §subasta holandesa§ parece que se ha acomodado y amenaza con §adjudicar§ viviendas durante mucho tiempo.

El sistema es el siguiente: las casas salen a subasta con un precio previo establecido que, al contrario que en una subasta tradicional, va disminuyendo progresivamente mientras no aparece ningún comprador. El primero que levanta la mano se lleva la vivienda al importe reducido alcanzado. No hay posibilidad de que otro pujador haga una contraoferta. No obstante, la organización y los promotores pactan en secreto un precio mínimo de venta, de modo que si la primera persona que puja ofrece una cantidad inferior a la establecida, el inmueble se retira automáticamente de la subasta.

La principal ventaja de este tipo de concursos son los descuentos. El director general de Tulipp Subastas y Salones, Jorge Zanoletty, asegura que ¢algunos inmuebles llegan a tener un descuento del 47%. La cuestión es ver y saber detectar cuáles son las viviendas chollos¢.

Normalmente los clientes no van §a ciegas§ al evento, ya que pueden acceder a toda la información sobre los pisos que se van a subastar a través de la web de la empresa organizadora, y contactar directamente con las promotoras. Este paso es muy recomendable si se tiene en cuenta que, una vez se ha adjudicado una casa, se tiene que abonar parte del valor de la misma. En el caso de Tulipp, el importe asciende al 10%.

Los expertos coinciden en que las subastas son una buena oportunidad para adquirir una casa ante la actual coyuntura del mercado. Zanoletty destaca además que una de las ventajas que tienen los interesados que acuden a la puja es ¢la gran oferta concentrada¢, así como ¢la oportunidad de encontrar una vivienda a buen precio¢.

De hecho, la tipología de viviendas es muy diversa, desde pequeños estudios y apartamentos, hasta áticos de lujo de 300 metros cuadrados, pasando por viviendas de dos o tres dormitorios con piscina y zonas comunes, y chalés adosados con jardín.

Pero también hay inconvenientes. Y es que el comprador se arriesga a que otro le §levante§ la §ganga§ si espera demasiado a que baje la vivienda. La presión y el riesgo son muy altos frente a la tentación de aguantar el mayor tiempo posible.

Tulipp, pionera

Tulipp dio el pistoletazo de salida en Madrid el pasado mes marzo con la primera subasta inversa de pisos de Europa, en la que adjudicó 22 inmuebles con una rebaja media del 26%. La segunda edición se celebró, también en la capital española, el fin de semana del 25 y 26 de mayo. Los próximos salones inmobiliarios §low cost§ organizados por Tulipp tendrán lugar en Málaga, en el mes de junio; Londres, en julio, y Barcelona, ya en septiembre.

Pero pronto se han sumado a la iniciativa otras empresas del sector, como la consultora CB Richard Ellis, que pretende convertirse en líder indiscutible del mercado en España en un plazo de tres años. Para conseguirlo, la compañía de servicios inmobiliarios ha puesto en marcha la primera puja de viviendas de obra nueva a través de Internet, que finaliza el próximo 5 de junio. En total son 220 inmuebles repartidos por once provincias españolas.

Hay una condición. Y es que a los usuarios que quieren participar en la puja, previo registro en www.tusubastacbre.com, se les pide una fianza del 1% del valor del inmueble. En caso de que se adjudiquen el activo, se inicia una transacción tradicional de compra-venta. CB Richard Ellis tiene pensado lanzar durante este año otras cinco subastas §on line§.

El origen de esta particular forma de vender casas hay que buscarlo en la Holanda del siglo XVII. Por aquel entonces, los tulipanes se convirtieron una flor muy codiciada por las clases adineradas, que acudían a las subastas que adoptaron la metodología a la inversa de las tradicionales subastas inglesas, en las que gana quien ofrece el precio más alto. Actualmente, portales de Internet como eBay han popularizado las pujas a la baja para todo tipo de objetos.