æscaron;ltima

El vino de Jerez redefine su aroma de la mano de los perfumistas

El prestigioso especialista francés Alexandre Schmitt aplica a los vinos su ciencia olfativa

Los vinos de la Denominación de Origen de Jerez y el mundo de los perfumes se dan la mano para sacar partido a las fragancias exquisitas de los caldos andaluces. Así los tratará el perfumista francés Alexandre Schmitt, que ofrecerá este domingo una sesión de 'olfacción' que permitirá descubrir los diferentes aromas que se desprenden de manzanillas, finos, amontillados, olorosos, palo cortado o Pedro Ximénez, desmontando de esta forma algunos tópicos y alumbrando nuevas sensaciones.

Schmitt, creador de algunos de los perfumes más conocidos y que recientemente ha adaptado sus conocimientos olfativos al mundo del vino, explicará 'si realmente los finos y la manzanilla huelen a levaduras, camomila y panadería, si los aromas de los olorosos son los propios del cuero o la trufa, o los de los Pedro Ximénez son las pasas, higos y dátiles'. Alexandre Schmitt llevará a cabo esta sesión demostrativa sobre los aromas específicos del Jerez con ocasión de la inauguración de la sexta edición del Salón Internacional de los Vinos Nobles Vinoble 2008, que tiene lugar en la localidad gaditana hasta el 28 de mayo.

Este perfumista se ha convertido en un revolucionario dentro de la cultura del vino. Es capaz de identificar con precisión en torno a 1.200 aromas, mientras que una 'nariz normal' no sobrepasa los 200, después de haber recibido formación al respecto. Actualmente instruye sobre olfacción a enólogos y profesionales del sector, colabora con la Facultad de Enología de Bordeaux y frecuentemente da conferencias sobre la olfacción, el vino y la perfumería en distintos países del mundo.

La feria Vinoble de Jerez ofrece además al visitante catas de los caldos más viejos del mundo

El seminario completo de olfacción dirigido y diseñado por Schmitt que propone la Fundación para la Cultura del Vino alberga un doble objetivo: estructurar nuestra memoria olfativa y describir los olores con precisión. De este modo, trabajando los descriptores aromáticos del vino de manera aislada se podrán fijar en la memoria sensorial y se ubicarán dentro de cada una de las familias de aromas específicos para el vino.

De la misma manera, se puede aprender a calificar de manera precisa cada una de las facetas aromáticas que tienen las distintas muestras, impidiendo que la descripción se vuelva aleatoria. Los seminarios de olfacción son una nueva herramienta a disposición de los profesionales del mundo del vino que pretendan mejorar en sus conocimientos de análisis sensorial o cata.

Pero éste no es el único acontecimiento que tendrá lugar en el marco de la celebración de Vinoble 2008. Jerez: los más viejos del lugar es el título de una experiencia que dará la oportunidad a los asistentes de catar vinos de vejez excepcionales a los que rara vez se tiene acceso. Caldos de más de 30 años (VORS), añadas de gran vejez y reliquias de algunas de las bodegas más emblemáticas de la Denominación de Origen, 'un elenco de joyas que constituyen la demostración más evidente de que en el Marco de Jerez se encuentran los vinos más viejos que se pueden beber, y disfrutar, en el mundo', aseguran desde la Denominación.