Cajas

CAM dedicará el 3,75% del beneficio a remunerar sus cuotas

Caja del Mediterráneo aprobó ayer definitivamente la emisión de cuotas participativas, que estarán remuneradas con el 3,75% del beneficio neto de la entidad.

El consejo de administración de Caja del Mediterráneo (CAM) dio ayer el paso definitivo para convertirse en la primera entidad de ahorro española que emite cuotas participativas. Este producto, similar a las acciones pero sin derecho político, está a disposición de las cajas desde hace años, en especial tras la reforma de la Ley Financiera de 2002, pero hasta la fecha ninguna lo había utilizado por los recelos de ciertos sectores a que supusiera un paso previo a la privatización de estas entidades.

CAM se limitó ayer a anunciar la emisión, pero no quiso dar detalles sobre cuántas cuotas emitirá ni qué porcentaje del valor patrimonial de la entidad supondrán, acogiéndose a que la regulación le obliga a no dar detalles. El grupo que preside Vicente Sala tiene autorización de la asamblea para emitir hasta el 20% de su valor patrimonial, que en distintas ocasiones se ha estimado en unos 5.000 millones de euros. Sin embargo, en sus últimas declaraciones, los directivos de CAM han insinuado que no se emitirá el máximo posible. En concreto, Sala en los últimos días ha apuntado a los 500 millones como cifra que podría ingresar la caja por la emisión, lo que supondría el 10% de la valoración antes mencionada. Otras fuentes han rebajado esa cantidad hasta los 350 millones.

En el comunicado de prensa de ayer, CAM apuntó que destinará 'el 7,5% del excedente de libre disposición' a la emisión. Un portavoz oficial de la caja explicó que en realidad esta cifra hace referencia al montante de los beneficios después de impuestos que se dedicará a remunerar a los cuopartícipes. De hecho, de ese 7,5%, la mitad serán como los dividendos a repartir con los propietarios de este producto y la otra mitad se destinará a reservas.

Según el resultado de 2007, la caja pagaría 14,46 millones a los inversores

Tomando como referencia los beneficios de 2007, que alcanzaron los 385,7 millones, CAM destinaría 14,46 millones a remunerar a los cuopartícipes. A falta de más datos, es complicado saber si este dividendo será o no atractivo para el mercado. La ley marca que el porcentaje de retribución no puede ser inferior al porcentaje que se atribuya a la obra benéfico-social ni superior al 50%

La oferta tendrá tres tramos, uno para inversores institucionales, otro para particulares y un tercero para los empleados. La caja, que ha barajado durante estos últimos meses varias cifras para cada uno de los tramos, tampoco facilitó ayer este dato.

El grupo reiteró que con esta emisión se persigue reforzar los recursos propios de la entidad para acometer los proyectos previstos como la compra de participaciones en bancos extranjeros. Esta opción ha sido mencionada incluso por el director general de CAM, Roberto López Abad.

De hecho, es el propio Banco de España quien ha recomendado a las cajas de ahorros que tomen medidas para incrementar su transparencia, algo que CAM destacó en su comunicado.

López Abad, remarcó la importancia de la decisión tomada por CAM. 'Más allá del importe de la emisión que supone esta operación, hemos abierto la vía que nos permite competir en total igualdad de condiciones con el resto de entidades financieras, ya que también podremos acudir al mercado para reforzar nuestros recursos propios cuando lo consideremos oportuno'.

Un proceso nuevo para la CNMV

La decisión de Caja del Mediterráneo abre un proceso nuevo en el mercado de valores español. Aunque el trámite, en teoría, será muy similar al de una OPV, la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) lo tratará de una manera casi personalizada.

A una obligación de discreción exigida por la CNMV se acogió la caja para no dar más datos, ni si quiera la fecha prevista para su puesta en marcha. La entidad cuenta para todo este proceso con el asesoramiento de Lehman Brothers, Linklaters, KPMG, Analistas Financieros Internacionales (AFI) y Uría Abogados. De ahí debe salir el folleto de emisión en el que deben constar todos los datos, incluida una posible banda de precios de las cuotas. Una vez salgan al parqué y empiecen a cotizar, se moverán en el mercado como las acciones y podrán ser transmitidas. Eso sí, la ley limita la posesión a un máximo del 5% del total de cuotas emitidas.

CAM sólo puede hacer una emisión de cuotas participativas, ya que el acuerdo alcanzado en la asamblea general del pasado diciembre señala que la emisión será única. Además, el mandato de la junta destaca especialmente que la caja debería amortizar obligatoriamente la emisión en caso de que se produjese alguna modificación de la normativa que propusiera conferir derechos políticos a las cuotas.

La experiencia de CAM será vista con lupa por otras cajas de ahorros que ya han anunciado su intención de seguir sus pasos.Según el resultado de 2007, la caja pagaría 14,46 millones a los inversores