Crudo

La especulación lleva al petróleo por encima de los 135 dólares por barril

El petróleo vivió ayer una nueva jornada de máximos. Tanto el crudo Brent como el West Texas superaron por primera vez los 135 dólares por barril, confirmando al petróleo como mercado refugio para los inversores en tiempos de turbulencias.

El petróleo suma y sigue. No importa que las nubes que acechan a las economías de EE UU o Europa se estén volviendo cada vez más negras, envueltas en la tormenta financiera desatada hace ya casi un año. Los precios del crudo son ajenos a la esperada moderación de la demanda, y de hecho acumulan semanas con récords ininterrumpidos.

Ayer, el barril de crudo tipo Brent, de referencia en Europa, batió su tercer récord consecutivo al llegar a cotizarse durante la jornada a 135,14 dólares, poniendo el nuevo máximo dos dólares por encima del marcado el miércoles. En sólo dos jornadas, el Brent se ha llegado a encarecerse siete dólares en el mercado de Londres. Mientras, su homólogo en EE UU, el crudo West Texas Intermediate, situó igualmente su récord por encima de los 135 dólares.

La explicación más repetida para el último empujón es la caída de los inventarios en Estados Unidos en 5,4 millones de barriles, anunciada el miércoles. Pero la influencia del factor especulativo es más que evidente, como refleja la caída de la cotización en dos dólares que tuvo lugar en poco más de una hora durante la jornada de ayer. De hecho, el Brent cerró la sesión a 130,5 dólares, muy por debajo del máximo alcanzado por la mañana. El petróleo se está convirtiendo en el mercado de refugio favorito para inversores y especuladores. La crisis de crédito y de confianza se ha instalado en las principales economías, al tiempo que se desploman otros mercados como el inmobiliario y la cotización del dólar continúa a la baja. El precio del Brent se ha duplicado en un año, y ya multiplica por cuatro el vigente antes de la invasión de Irak, en marzo de 2003.

Merrill Lynch ve probable llegar a 150 dólares en pocos meses

Una vez dejada atrás la barrera psicológica de los 100 dólares, la pregunta es hasta dónde puede llegar la escalada. Agencias como Goldman Sachs y Merrill Lynch creen probable que se pueda llegar a 150 dólares en pocos meses. Los precios actuales incentivan la búsqueda de yacimientos que antes no resultaban rentables, si bien su explotación (y por tanto, su impacto en precios vía alza de la oferta) tarda años en llegar al mercado.

José Luis Martínez, analista de Citi, recuerda que las últimas subidas 'van acompañadas de una revalorización del resto de las commodities: los precios del oro han roto la resistencia de 920 dólares por onza, y ya cotizan a 932'.

Lo que parece claro es que el oro negro no va a calmar las tensiones inflacionistas, en un periodo de fuerte desaceleración. Y la posibilidad de que el BCE recorte los tipos de interés queda cada vez más alejada.

Gasóleo y gasolinas, también en máximos

La escalada del petróleo se sigue dejando notar en los carburantes de venta en las estaciones de servicio. Los precios del gasóleo de automoción y de la gasolina han establecido esta semana su quinto récord consecutivo, rompiendo ambos carburantes la barrera de los 1,2 euros por litro en España.

En concreto, el precio medio del litro de gasóleo se ha situado en 1,269 euros, con lo que acumula una subida del 17,3% desde comienzos de año, según datos del último Boletín Petrolero de la Unión Europea que recoge Europa Press. En el caso de la gasolina, el precio del litro ha superado por primera vez los 1,2 euros por litro (1,205 euros) y acumula un encarecimiento del 8,1% en lo que va de año.

Además, el nivel de precios marcados en la última semana muestra la consolidación del gasóleo como un producto más caro que la gasolina. Esta tendencia comenzó en marzo y los expertos advierten de que podría mantenerse y responder a un cambio estructural, ya que el parque móvil es ya mayoritariamente diésel.

Con respecto a hace un año, el precio del litro de diésel es un 32,3% más caro, mientras que el de la gasolina súper de 95 octanos se ha encarecido un 10,3%. Estos precios sitúan en 69,79 euros el coste del llenado de un depósito medio de gasóleo, lo que supone un desembolso de 17,05 euros más que hace un año. En el caso de la gasolina, los vehículos con este combustible necesitan 66,27 euros para el llenado de su depósito, 6,21 euros más que hace un año.

Pese a las fuertes subidas, los combustibles siguen siendo en España más baratos que en la media de los 27 países de la Unión Europea, donde el litro del gasóleo cuesta 1,399 euros y el de la gasolina 1,404.