Crisis PP

Aznar eleva el tono y se declara "disgustado" por la salida de San Gil y Ortega Lara

El ex presidente del Gobierno les ha enviado a ambos un mensaje de "apoyo y afecto".

El ex presidente del Gobierno José María Aznar se encuentra "profundamente disgustado" por las decisiones de María San Gil de no presentarse a la reelección como líder del PP vasco y del ex funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, secuestrado por ETA, de abandonar el partido. A ambos les ha enviado sendos mensajes mostrándoles su "apoyo y afecto personal".

Fuentes cercanas a Aznar han informado de que el presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) se ha enterado de la noticia sobre Ortega Lara al bajar del avión en el que venía desde Perú.

En la sucesión de noticias diarias que muestran la profunda crisis en el PP, hoy la presidenta del PP vasco ha anunciado a sus compañeros que no se presentará a la reelección en el congreso regional de julio, tras su pérdida de confianza en el presidente del partido, Mariano Rajoy y su abandono de la ponencia política del PP para el congreso nacional, que se celebrará en Valencia en junio. Desde que San Gil abandonó la ponencia política que sus compañeros de redacción decían compartía a cien por cien, la aún dirigente del PP vasco no ha dejado de recibir el apoyo de los duros del partido, los críticos con Rajoy.

Además, el nuevo golpe al liderazgo de Rajoy lo ha dado hoy la persona que más tiempo ha estado secuestrada por ETA, el ex funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, quien después de 21 años de militancia en el PP ha anunciado hoy su baja en el partido. Ortega Lara tiene gran amistad con Jaime Mayor Oreja, ministro del Interior cuando fue secuestrado y mentor de María San Gil.

A vueltas con el golpe contra Chávez

El ex jefe del Ejecutivo José María Aznar, antes de regresar a España, habló en Lima sobre el frustrado golpe de Estado contra el presidente de Venezuela Hugo Chávez en 2002. Aznar, a quien el dirigente venezolano acusó de apoyar el golpe, ha ironizado al decir que si en realidad hubiese apoyado la intentona golpista "igual hubiese ganado", tras lo cual volvió a considerar un "disparate" las acusaciones en ese sentido que lanza el Gobierno venezolano. En declaraciones a una televisión peruana, Aznar agregó que en aquellas horas después del golpe, el 11 de abril de 2002, las autoridades cubanas le pidieron que sacara a Chávez de Venezuela, pero él se negó.