Financiación

Gobierno y CC AA buscan consensuar un nuevo modelo de financiación en 2009

Las comunidades autónomas deberán mantener un equilibrio presupuestario en los años 2009 y 2010, y alcanzar un superávit del 0,1% en 2011, según lo acordado hoy por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), en el que se aprobó el objetivo de estabilidad presupuestaria para el próximo trienio.

El vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, anunció hoy que se reunirá de forma "inminente" con las Comunidades Autónomas en encuentros bilaterales para empezar a definir el nuevo modelo de financiación autonómica.

Solbes indicó que se tomará en consideración la fecha del 9 de agosto a la hora de establecer un primer marco de financiación, según el compromiso adoptado en el Estatuto de Cataluña, pero dejó claro que la obligación del Gobierno "no es someterse a fechas sagradas, sino simplemente reconsiderar el modelo de financiación".

En la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, el vicepresidente expuso los seis principios "esenciales" de la reforma de la financiación autonómica. Así, el Estado, para asegurar la unidad de mercado, se reservará en exclusiva los recursos provenientes del Impuesto de Sociedades.

Las comunidades autónomas deberán mantener un equilibrio presupuestario en los años 2009 y 2010, y alcanzar un superávit del 0,1% en 2011, según lo acordado hoy por el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), en el que se aprobó el objetivo de estabilidad presupuestaria para el próximo trienio.

Según los establecido en la Ley de Estabilidad, los presupuestos de las comunidades autónomas deberán aprobarse en equilibrio cuando el crecimiento previsto para la economía española se sitúe entre el 2% y el 3% y en superávit cuando sea superior al 3%. Según el último cuadro macroeconómico, la economía crecerá un 2,3% en 2009, un 2,8% en 2010 y un 3,1% en 2011.

Los márgenes aprobados hoy no recogen el margen de deuda del 0,25% con el que cuentan las comunidades autónomas para inversiones productivas. Además, en la evaluación de la ejecución presupuestaria se tendrá en cuenta el crecimiento económico y el impacto de los estabilizadores automáticos.

También recogen el objetivo de asegurar la suficiencia financiera del Estado, de acuerdo con el peso de sus competencias, que en el momento actual supondría mantener, al menos, el 50% del gasto público.

Además, estos principios incluyen el compromiso de garantizar que todos los ciudadanos, independientemente de donde residan, tengan igual acceso a los servicios públicos fundamentales, y que todas las comunidades autónomas puedan financiar sus competencias.

También figuran entre los principios básicos la necesidad de introducir correcciones en el sistema actual que tengan en cuenta la evolución de la población y otras variables que beneficien a las comunidades menos dinámicas, aumentar la cesión de impuestos y potenciar la corresponsabilidad fiscal de las comunidades, permitiendo espacios fiscales propios que posibiliten las decisiones de mayor gasto que una comunidad pueda adoptar.

Contener el gasto público

Durante la presentación de las decisiones del Consejo de Política Fiscal y Financiera, el vicepresidente económico del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda apuntó, a propósito de la panorámica macroeconómica expuesta a las comunidades autónomas, que el "moderado nivel de endeudamiento alcanzado y el saneamiento de las cuentas públicas dan margen para hacer frente a la desaceleración económica".

Sin embargo, reconoció que "la situación económica incidirá en la evolución de las finanzas públicas, pudiendo afectar a los ingresos y obligando a todas las administraciones públicas a ser más rigurosas en el control del gasto". En este sentido, solicitó a todas las administraciones "disciplina" y "austeridad" en la utilización del gasto.