Francisco Briones

'Fórum empezaba a molestar al mundo del dinero'

El antiguo gestor afirma no entender aún las razones de la intervención judicial de la una firma de inversión en bienes tangibles

El pasado día 9 se cumplían dos años desde la intervención de las filatélicas Fórum y Afinsa. Francisco Briones presidió Fórum los cinco años anteriores a la intervención tras haber trabajado en ella 'toda mi vida' como comercial primero y como director comercial después. Asegura no entender aún hoy las razones por las que se intervino una empresa que, según él, no tenía problemas y ejercía una actividad legal.

Hace dos años presidía usted una empresa que fue objeto de intervención judicial. ¿Cuáles cree que fueron las causas que produjeron esa decisión?

Yo viví ese momento con sorpresa, porque la actividad de Fórum Filatélico era legal y realizada durante 27 años. La empresa nunca dejó de pagar sus impuestos, nunca dejó de pagar a la Seguridad Social. Los únicos que han dejado de pagar a la Seguridad Social y a Hacienda han sido los administradores concursales. La empresa tenía una actividad legal y lo recalco porque la ley no mandaba nuestra actividad a la CNMV para ser regulada, ni al Banco de España para ser supervisada, la mandaba a Consumo, porque su actividad era mercantil y como tal actuábamos.

'Nadie nos avisó de ningún problema. No había voluntad de que la empresa continuara'

¿Qué es lo que cree que pasó? Porque algo debió ver la justicia para llegar a la empresa e intervenirla.

Bueno, las razones las tendrán ellos seguramente pero, ¿que vendíamos los sellos caros? sí, y eso lo sabía todo el mundo. Vendíamos caros pero también los comprábamos caros, porque el 85% de nuestras compras se hacían a clientes. Sólo un 15% más o menos de los sellos se compraba a proveedores, en el exterior. Que éstos los comprábamos más baratos es verdad, pero la contabilidad permite, o eso decían los contables, hacer un precio mixto entre lo que compras a 100 y lo que compras a 30.

Y si a alguien le parecía que nuestra actividad ya no era mercantil sino financiera, pues que alguien me hubiera dicho qué es lo que tenía que hacer para pasar de una actividad a otra. Pero nadie dijo nada y ahora el Legislativo ha sacado una nueva ley, la famosa ley de los bienes tangibles, que lo que dice es que se pueden vender sellos con pacto de recompra y promesa de beneficio. ¡Pero si eso es lo que yo estaba haciendo!

¿Cuál cree entonces que fue el problema con la empresa? ¿Los sellos estaban sobrevalorados? ¿El negocio de los sellos es difícil de tasar?

Todos los bienes de inversión tangibles son difíciles de tasar; depende de los años de antigüedad, de su conservación, de la demanda que haya. La diferente calidad de los sellos hace que el precio aumente y esta casa sólo tenía sellos de calidad, de lujo...

Los sellos estaban en algunos casos mal custodiados, amontonados e incluso inundados, según el informe de la administración concursal.

No. En Fórum no había sellos inundados. Que estaban en cajas sí, porque los proveedores los mandan en cajas especiales. Teníamos un departamento de control de calidad con 20 personas y tenían un ritmo, pero las compras eran mayores que ese ritmo y se amontonaban cajas, aunque ningún sello de esas cajas está estropeado.

Dice que los sellos llegaban en cajas y no les daba tiempo a clasificarlos. ¿No es ese un síntoma de que quisieron crecer demasiado deprisa y sin una base?

Nuesto único defecto ha sido crecer. Pero lo hicimos con control. Nuestro problema es que en 27 años hemos sido capaces de hacer un gran mercado y facturar mil millones de euros y los de Afinsa, más o menos. Y no era el problema lo que facturábamos hoy, sino lo que podía venir. Y estábamos empezando a molestar.

¿Pero, a quién podía molestar?

¿Cuando ahora alguien tiene dinero, dónde lo lleva? Desde luego a los bienes tangibles no. Lo que no se puede hacer es borrar del mapa una empresa que funciona bien y cumple con sus obligaciones legales. Si lo que queremos es cambiar su tipología contable, pues dígalo. Si hoy quisiéramos hacer una empresa de bienes tangibles con pacto de recompra y de beneficio, sería legal, porque la nueva ley lo único que ha hecho es pedir que los contratos se firmen ante notario y que se haga un aval bancario o un seguro de crédito y caución.

Pero no es un detalle insignificante.

Bueno, pues ¿por qué no me dijeron que tenía que hacerlo en vez de montar este lío? Porque no había ninguna voluntad de que las empresas continuaran. Nadie nos avisó nunca; jamás

¿No cree que el verdadero problema estaba en que necesitaba siempre de nuevos clientes para poder pagar a los anteriores?

Falso. Eso es lo que ha querido hacer creer la Fiscalía. Nuestro informe demuestra que la filatelia que compraban los clientes se revalorizaba en términos medios un 11% cada año por catálogos.

¿Pero cómo se podía conseguir esa revalorización real? ¿Vendiendo dónde?

Cuando los catálogos te dicen que lo que hoy vale 100 el año que viene 111, no lo estamos diciendo nosotros, lo están diciendo ellos. Así que el objeto en cuestión con una escasa oferta y mucha demanda se revaloriza.

El problema es precisamente el contrario. Hay una gran oferta y escasa demanda.

Ahora. Antes teníamos un motor en marcha que generaba demanda, además de la presión demandante de cada uno de los coleccionistas. Lo que pasa es que antes nosotros generábamos un 60% de esa demanda que hoy no existe, con un agravante que es que el mercado está expectante con lo que va a pasar con los sellos ¿Va a salir todo a la calle? porque a mayor oferta, menor precio.

Pero la mayor parte de los clientes no eran coleccionistas sino que buscaban una revalorización de su dinero.

Miles de clientes tenían los sellos en su casa y el que no lo tenía es porque había contratado un depósito en la empresa y podía venir a la empresa cuando quisiera.

A la búsqueda de un convenio

'Los clientes están sin su dinero y sin sus bienes. ¿Qué se puede hacer? Pues ha llegado el momento de que a los acreedores les toque decidir. Una sociedad con 400 millones en cuentas corrientes no puede estar en quiebra', se defiende Francisco Briones. '¿Que depende de lo que deba? Es que no lo debe todo hoy. Los compromisos que teníamos estaban periodificados y el saldo era positivo. Fórum tenía liquidez para hacer frente a sus compromisos del 2006, 2007 y 2008. Pero no todo a la vez', justifica Briones que trabaja para lograr que los acreedores se unan a su propuesta de convenio. Asegura que los activos de la sociedad en cuentas, sellos y activos inmobiliarios son suficientes para pagar el 55% del crédito ordinario y el 55% del crédito subordinado, 'lógicamente en un periodo de tiempo como permite la ley de cinco años'. Briones pretende y necesita para que su propuesta sea aceptada la adhesión del 20% de la masa del pasivo. El objetivo es evitar la liquidación de la empresa. Pero el plan del ex presidente de Fórum necesita además de la resolución a su favor de la demanda de responsabilidad patrimonial contra el Estado que dice haber presentado ante la Audiencia Nacional. Los ex gestores de Fórum reclaman 2.500 millones por los daños y perjuicios ocasionados por la intervención. No es la única demanda. Algunas asociaciones de afectados también han presentado la suya. La Audiencia Nacional admitió a trámite en diciembre la primera de las demandas.