Coyuntura

Los ingresos del sector servicios caen por primera vez desde 2003

La desaceleración que sufre España se cebó con el sector servicios en marzo, cuya cifra de negocio cayó un 5% respecto al mismo mes de 2007. Es la primera vez desde 2003, cuando se inició la serie histórica, que la facturación de las empresas de servicios registra tasas negativas. En paralelo, el aumento del empleo apenas alcanzó el 1%, el nivel más bajo de los últimos cinco años.

La crisis inmobiliaria está afectando al resto de la economía. En el sector servicios, que representa la mitad del Producto Interior Bruto, la facturación cayó a tasas negativas, según el indicador elaborado por el INE que mide la evolución a corto plazo de las empresas que operan en el sector servicios. Todos los subsectores que engloban el índice -comercio, turismo, transporte, tecnologías de la información y servicios a empresas- registraron caídas en su actividad, a excepción del turismo, cuya cifra de negocio mejoró un 3,6%. Sin embargo, este último dato es algo engañoso, ya que refleja el efecto de Semana Santa, que este año se celebró en marzo, cuando en 2006 fue en abril.

Especialmente malo es el dato en comercio, cuya actividad bajó en marzo un 6,6%, arrastrada, sobre todo, por la caída de la venta de vehículos y combustible. Las empresas de tecnología de la información mantuvieron el tipo y su cifra de negocio se redujo apenas un 0,5%. Aun así, en el primer trimestre, la actividad en servicios aumentó un 2,6% respecto al mismo período del año anterior.

En cuanto al empleo, las cifras tampoco son halagüeñas. Los ocupados en el sector servicios aumentaron un 1%, el menor incremento desde 2003. Las compañías englobadas en tecnologías de la información lograron incrementar en un 2,6% el número de empleados en marzo respecto al mismo mes del año anterior. En especial destaca el sector informático, que registró un aumento del 4,8%.

Las compañías que prestan servicios a otras empresas -asesorías jurídicas, agencias de publicidad o servicios de investigación, entre otras- son las que más dificultadas tuvieron para crear nuevos puestos de trabajo. Un dato significativo es la caída de la ocupación, del 9,1%, en las empresas dedicadas a selección y colocación de personal, lo que ilustra el momento delicado por el que atraviesa el mercado laboral.

El bajo dinamismo del sector servicios en empleo es preocupante por su importancia en el conjunto de la economía española. Según los datos de contabilidad nacional, más del 43% de los ocupados en España se concentra en esta actividad.

Valencia es la única región que no crea empleo

Todas las comunidades, a excepción de la Valenciana, lograron crear empleo en el sector servicios. El número de ocupados en esta región se redujo un 1% en marzo respecto al mismo mes del año anterior. Por contra, la mejor evolución fue para Asturias, donde los trabajadores del sector servicios aumentaron un 2,8%. De hecho, el principado es el único territorio que alcanzó tasas de actividad positiva en la cifra de negocios, con un aumento del 1,1%.

Si bien el crecimiento es débil, las demás comunidades sufrieron importantes caídas en los importes facturados por sus empresas del sector servicios. Destaca Navarra, cuya activididad en el sector terciario se desplomó un 10,1% en marzo. Es la única comunidad que sufrió caídas de dos dígitos. Le sigue la Comunidad Valenciana, con una reducción del 8,71% y Cataluña (7,7%). Junto a Asturias, Extremadura y Aragón fueron las comunidades que mejor afrontaron la desaceleración que sufre la economía.