Zona euro

El BCE nunca ha bajado los tipos con la inflación por encima del 3%

Ante la desaceleración económica y la fortaleza del euro, las voces que reclaman una política expansiva al Banco Central Europeo se multiplican. Sin embargo, como señala el informe de mayo de La Caixa, que será publicado en los próximos días, la mayoría de datos económicos apuntan justo en la dirección contraria. Desde 1999, año en que el euro sustituyó las monedas nacionales, el BCE ha rebajado en siete ocasiones el precio del dinero. En todos estos casos, la inflación estaba por debajo del 3%. Y en marzo, el IPC de la zona euro alcanzó el 3,6%.

Sin embargo, tampoco parece necesario que la inflación baje hasta el 2%, objetivo marcado por la UE, para que el banco presidido por Jean-Claude Trichet reduzca los tipos de interés. En mayo de 2001, tras el estallido de la burbuja tecnológica, el BCE, con una inflación del 2,8% y ante la perspectiva de una desaceleración económica, redujo los tipos un cuarto de punto.

En el contexto actual, según La Caixa, lo más probable es que se 'mantengan los tipos en el 4% hasta que las presiones inflacionistas amainen, algo que se prevé tras el verano'. Por el momento, el dato avanzado de Eurostat ya muestra un leve retroceso del IPC, que en abril se situó en el 3,3%, tres décimas menos que en marzo.

Mientras que la inflación llena de argumentos a Trichet para no reducir los tipos, la desaceleración económica es el arma que esgrimen los que propugnan un cambio de política monetaria. El último dato de Eurostat señala que la zona euro creció a un ritmo del 2,2% en el último trimestre de 2007 y es probable que la evolución sea a la baja. La historia del BCE, muestra que en abril de 1999 y en septiembre de 2001, el BCE bajó los tipos con un crecimiento del 2,1% y el 2%. Bien es cierto que en septiembre de 2001, la reducción se debió al pánico generado en el mercado por el atentado islamista del 11-M.

En cualquier caso, Trichet ha demostrado insistentemente que, para él, lo primero es anclar las perspectivas de inflación. Así, todo indica que la anhelada rebaja de tipos que piden empresarios, exportadores e hipotecados, pasa porque la inflación baje del 3%.

Diferencias con la estanflación de los años 70

La posibilidad de que la alta inflación actual se solape con estancamiento o recesión económica atemoriza al mercado, que recuerda con pánico como en los años 70 se produjo esta conjunción, denominada estanflación. El informe de La Caixa reconoce similitudes entre ambos periodos -crecimiento desaforado del precio de la energía y desorden en los mercados financieros-, pero sostiene que la comparación es exagerada. La diferencia entre la situación actual y la de los 70, estriba en que los banqueros centrales no tolerarán niveles de inflación de dos dígitos como antaño. Si bien la Reserva Federal de EE UU ha rebajado los tipos para hacer frente a la desaceleración, La Caixa sostiene que si llega a peligrar la estabilidad, no durarán en iniciar una política restrictiva.