Estudio

Arma de doble filo: la temporalidad en España es un riesgo y también una oportunidad

La alta tasa de temporalidad que sufre España, situada en el entorno del 30%, es un arma de doble filo. Según los expertos de la London School of Economics Christopher Pissarides, firme candidato al Premio Nobel de Economía, y Barbara Petrongolo, si bien esta característica del mercado español entraña el riesgo de provocar un ¢súbito y rápido¢ aumento del paro si la economía entra en recesión, también es una buena oportunidad a largo plazo para reactivar el empleo.

Según el documento que hoy han presentado ambos economistas durante su participación en una reunión de expertos organizada por la Fundación Ramón Areces, la caída de la población ocupada provocada por la desaceleración se deberá en un 60% a la destrucción de empleos y en un 40% a la menor creación de nuevos puestos de trabajo. Antes de las turbulencias financieras, estos porcentajes eran justo al contrario.

Christopher Pissarides ha concretado que la tasa del 30% de temporalidad de España representa un riesgo, ya que, en una situación de crisis, lo lógico es que las empresas no renueven los contratos temporales, provocando que el paro aumente de forma más rápida.

Sin embargo, ha añadido, a largo plazo supone más una oportunidad que un riesgo, ya que hará posible que los desempleados se reincorporen antes al mercado laboral. "Si no fueran posibles los contratos temporales, los empresarios tendrían miedo a contratar, en una situación de desaceleración mundial como la de ahora", ha añadido.

Recuperación más rápida que otros países

De hecho, ha sostenido que la temporalidad del empleo en España"ayudará a España a salir de la recesión mundial" al contrario de otros países, como Francia, donde la fórmula del contrato temporal "no ha tenido el mismo éxito", ha enfatizado.

A su juicio, en los próximos meses la destrucción de empleo continuará en España, sobre todo debido al parón de la construcción. Sin embargo, estos trabajadores serán reabsorbidos en España con más facilidad que en otros países, desde su punto de vista.

No obstante, el caso de la contrucción es, según Pissarides, "particular", ya que muchos de los trabajadores de este sector son inmigrantes y "tal vez decidan volver a su país de origen".

Para este economista, el mayor problema que entraña la temporalidad es la "segmentación del mercado laboral" en dos grupos: uno de trabajadores con contrato indefinido, con posibilidades de progreso y de aumentar su formación, y otro de empleados temporales, sin incentivos ni formación y con riesgo de pasar muchas temporadas en el paro, entre empleo y empleo.

Por último, el estudio se refiere a las prestaciones por desempleo y señala que deberían ser generosas, pero de duración más limitada.

A partir de seis meses, según Pissarides, el Estado debería reducir la prestación y centrarse en la formación al desempleado. También abogó por dar subsidios a las empresas para que contraten a los trabajadores que lleven más de seis meses en paro.