æscaron;ltima

El seguro echa un capote al mundo del toro en época de ferias

Los matadores y sus cuadrillas, la plaza o, incluso, las reses están cubiertos por pólizas

El seguro echa un capote al mundo del toro en época de ferias
El seguro echa un capote al mundo del toro en época de ferias

Saltar al ruedo está lleno de riesgos y de riesgos sabe el seguro. Con la llegada del buen tiempo empiezan todo tipo de ferias y fiestas regionales en España. Corridas, rejones, capeas y encierros se suceden durante meses. Apenas dentro de unos días dará comienzo, a golpe de pasodoble, el más importante de todos los acontecimientos taurinos: la Feria de San Isidro de Madrid.

Todo es asegurable en la fiesta nacional: la res, la plaza y el matador. Así lo explica Gerardo Roa, corredor especializado en el mundo del toro. Este empresario cubre con compañías como Mapfre o Allianz el transporte de astados de la dehesa a cualquier ruedo ubicado en España desde hace 22 años. Un trayecto que a veces puede prolongarse hasta ocho días.

Tanto la primera aseguradora española como el grupo alemán ofrecen, además, coberturas de responsabilidad civil para los eventos taurinos. 'La duración del contrato puede ser anual o por eventos, y las primas dependen de la duración de la póliza, la suma asegurada, el aforo o el tipo de espectáculo', indican en Mapfre.

Un experto en seguros para espectáculos que prefiere permanecer en el anonimato recuerda que 'las más peligrosas son las corridas en plazas portátiles, porque de vez en cuando se cae alguna'. Y sentencia: 'El toro es un seguro muy complicado. Poca prima y muchos siniestros'.

Otra cobertura muy demandada por los organizadores es la compensación por cancelación. Esta protección garantiza el pago de los gastos y desembolsos fijos no recuperables causados por el mal tiempo. Pero llueva, granice o nieve, no es fácil que se suspenda una faena. Para que esto ocurra deben estar de acuerdo el presidente del espectáculo, el promotor de la corrida y la mayoría de los espadas presentes.

Los contratos que afectan a la plaza pueden durar un día o toda una feria y su coste depende de la época del año y del lugar donde se celebre el festejo, comenta Roa, que trabaja esta área con Mapfre, Allianz y Patria Hispana.

Y con el morlaco sobre la arena y las gradas llenas, queda pendiente la suerte del torero y su gente. Cigna dispone de un acuerdo con la Unión de Banderilleros y Picadores desde hace un año y medio. Ofrece la oportunidad de suscribir un plan de cuadro médico o de reembolso. Unas 30 personas se han acogido a este programa.

Cisne, por su parte, cuenta desde 2004 con un seguro de indemnización por corrida contratada si el torero no puede atender su compromiso a causa de un accidente.

En el grupo madrileño explican que el matador siempre debe estar cubierto, aunque los demás miembros de la cuadrilla pueden beneficiarse de la cobertura. El coste de la póliza, que ya han suscrito 14 toreros, oscila entre 5.500 y los 120.000 euros. La indemnización máxima alcanza los 18.000 euros por corrida para el matador y los 900 euros para sus acompañantes. El capital máximo por temporada, entre tanto, es de 300.000 euros.

Gerardo Roa también ofrece pólizas de accidentes. 'Al torero se le cubre la pérdida de beneficios, a la cuadrilla sus honorarios y al apoderado su comisión', indica. Tanto los seguros de este corredor como los de Cisne protegen las faenas en España, Francia y Portugal, pero no en América Latina.