Mercado laboral

Los inmigrantes facilitan trabajar a las españolas

Más del 70% de los dependientes son cuidados por extranjeros

Las mujeres cobran fuerza en el mercado laboral español. Cada vez es más común verlas trabajando fuera de casa a pesar de que ganan menos cuando desempeñan el mismo cargo que un hombre. La imagen del ama de casa que cuida a los niños y a los abuelos mientras vuelve el marido, está desapareciendo paulatinamente, y esto se debe en parte a la inmigración.

Según el director general de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), Victorio Valle, el 70% de las personas dependientes en España, la mayoría niños y ancianos, 'están en manos de inmigrantes'. Valle reveló el dato ayer, durante la presentación del estudio Inmigrantes, nuevos ciudadanos ¿hacia una España plural e intercultural?, impulsado por la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas).

Las mujeres ocupadas hasta el primer trimestre de este año alcanzan los 8,4 millones, más de 3 millones de las que trabajaban en 1999, según la EPA. El estudio de Funcas atribuye el fenómeno a la 'cadena de cuidados transnacionales', que consiste en que una mujer extranjera deja de cuidar a su familia en su país, para sustituir en el trabajo reproductivo a una española, que pasa al mercado laboral.

Los responsables del estudio calculan que 'por cada punto de aumento en la proporción de inmigrantes en la población española, aumenta en 0,6 puntos la tasa de actividad femenina. Por tanto, la inmigración explicaría el 30% de los 12,5 puntos de aumento en la tasa de actividad femenina entre 1996 y 2005'.

A pesar de eso, el segmento femenino está siendo infrautilizado en el mundo empresarial. Según el director de Empleo de la Comisión Europea, Xavier Prats Monne, el 60% de los alumnos en las 74 universidades que hay en España son mujeres, y también dominan en mejores resultados. Pero sólo un tercio de ellas está empleada, y su trabajo es menos retribuido que el de los hombres, tal como lo señala el estudio 'La retribución de la mujer directiva en España', presentado hace dos meses, en donde se destaca que las ejecutivas cobran 11% menos que los ejecutivos.

El análisis de las cajas de ahorro, hecho público ayer también recalca que las mujeres pueden ir tranquilas a sus puestos de trabajo, porque la inmigración no representa una amenaza extra para sus seres queridos.

Los datos reflejan que a pesar de que la inmigración es la cuarta preocupación principal nacional, después del paro, el terrorismo y la vivienda, el miedo es infundado. La cantidad de delitos cometidos en España entre 2002 y 2006 bajó en un 22%, justamente en el momento en que la inmigración aumentó en un 85%. Aparte, la cantidad de delitos comprobados a inmigrantes se situó en este mismo periodo en un 11%, similar al tamaño de la población extranjera en el país.

Ahorro del 20%

El estudio de Funcas aborda temas económicos pero también sociales. En la parte financiera, recoge el dato de que los inmigrantes contribuyen con el 30% del PIB, pero también que gastan un 20% menos de lo que generan, y esto, en el año 2005, representó una contribución de 4.784 millones de euros a favor de las arcas públicas. Todo ello está basado en las estimaciones de la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno. Ese año el Estado logró un superávit de 9.933 millones de euros.

Además de lograr que aumenten las mujeres ocupadas y una mayor solvencia económica al Estado, a los inmigrantes todavía les sobra para enviar remesas a sus países de origen, aún ganando 30% menos que un español por realizar el mismo trabajo, según el estudio. En 2006 repatriaron 6.800 millones de euros, el doble de lo que España dedica a la ayuda para el desarrollo, y en 2007 la cantidad subió a 8.135 millones de euros, lo que consolidó al país como el primer 'remesador' de la UE y el quinto del mundo.

El temor actual respecto a los inmigrantes es que están siendo los principales afectados por el aumento del paro, razón por la que el Ministerio del Trabajo ha ofrecido facilitar el retorno al país de origen a quienes estén dispuestos a regresar.

Más de un millón de foráneos, en situación irregular

El estudio Inmigrantes, nuevos ciudadanos ¿hacia una España plural e intercultural?, presenta estadísticas de economía, seguridad y religión, para abordar el tema de la inmigración y su integración nacional.

Advierte que a los 4,5 millones de inmigrantes legales, debe añadirse 1,4 millones de irregulares, situación que ha provocado el problema de aceptación o rechazo en las escuelas, y que debe resolverse con una política oficial que evite los extremos de la xenofobia o la transformación cultural.