Previsiones

El fin de la escalada alcista del crudo está próximo, según Banco Urquijo

La demanda del crudo se ha sostenido a lo largo del tiempo gracias a varios factores, como son la debilidad del dólar, la política expansiva de la Fed y el crecimiento de la economía china.

"El análisis técnico nos advierte de que la subida libre del precio del crudo puede estar llegando a su fin e iniciar una corrección bajista", señala Banco Urquijo.

Asimismo, estos expertos explican que la desaceleración de la economía global, el probable final de la depreciación del dólar y de las bajadas de tipos de la Fed y cierta mejora de las perspectivas de la oferta justifican la expectativa de una significativa moderación del precio del petróleo en los próximos meses.

Y es que el temor que despierta el encarecimiento del petróleo se asocia a su evidente contribución al repunte de la inflación y a las posteriores consecuencias adversas para el crecimiento económico. Además, un fenómeno sobresaliente en los últimos años es el creciente protagonismo de la demanda de petróleo por parte de China.

El tipo de cambio del dólar es otra variable relevante para la determinación del precio del petróleo. Hay dos razones fundamentales. La primera es que, al cotizar el petróleo en dólares, su abaratamiento en términos de otras monedas eleva su demanda global. Y la segunda, que el petróleo es utilizado como cobertura frente a depreciación del dólar.

De esta manera, "si examinamos las perspectivas de las principales variables que asociamos al precio del petróleo, la conclusión es que todas ellas tenderán previsiblemente a favorecer el abaratamiento del petróleo en los próximos meses. El consumo de petróleo, que depende de la actividad económica tenderá previsible a moderarse según vaya extendiéndose una ralentización de la economía global, que amenaza incluso con convertirse en recesión en 2009", expone el banco.

Repercusión en las bolsas

Estos expertos comentan que "las bolsas anticipan las futuras presiones de costes sobre la economía, de manera que reaccionan mucho antes que ésta a las variaciones en el precio del petróleo".

"Una consecuencia es que el mantenimiento de los precios de la energía en los próximos meses sería un factor alcista para las bolsas. O, dicho de otro modo, el petróleo tendría que seguir subiendo con claridad para seguir siendo una fuerza bajista para las bolsas", añaden.