Crisis

Ya es oficial: la constructora Prasi no puede hacer frente a los pagos

El juzgado de lo Mercantil número 4 de Madrid ha declarado en concurso necesario de acreedores, antigua suspensión de pagos, a la constructora Prasi, con sede en Madrid, según publica hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE).

A partir de ahora, los acreedores de la compañía contarán con un mes para informar a la administración concursal designada por el juez de los importes que la firma les adeuda.

Según el auto, Prasi conservará sus facultades de administración y disposición de su patrimonio, pero sometidas a la intervención de dicha administración concursal.

Sin actividad

Fuentes de la compañía indicaron a Europa Press que la sociedad ya no registra actividad alguna. Prasi cuenta con presencia principalmente en Madrid y Castilla y León y centra su negocio en la edificación de edificios de tipo residencial, industrial y uso terciario (colegios, centros deportivos y administrativos, entre otros), tanto de promoción pública como privada.

De hecho, entre los trabajos realizados que registra su página de Internet se encuentran distintos contratos para la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) de Madrid.

La empresa estaba estructurada de forma que cubría la totalidad de los trabajos de cualquier proyecto, desde las actividades preparatorias hasta la total conclusión.

Una larga lista

Prasi se suma así a la lista de compañías que ya han sido declaradas en suspensión de pagos por la crisis que atraviesa el sector. La lista comenzó por Llanera, y después han pasado a integrarla la andaluza Contsa, dos empresas del también grupo andaluz Jale, la cántabra Seop, Cosmani y Lábaro, entre otras.

Además, otro importante número de compañías se han encontrado con dificultades para atender a los pagos de sus deudas y han tenido que afrontar negociaciones con la banca para reestructurarlas. Entre ellas destacan Habitat y Detinsa (que ya superaron sus problemas) y Fbex.