Previsiones

Criteria quiere un papel protagonista en la reordenación energética española

Criteria buscará ¢capturar posibles primas de control¢ en un posible escenario de fusiones de empresas energéticas en España, según informó hoy la sociedad de participadas de La Caixa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La compañía presidida por Ricard Fornesa dedica un apartado de la documentación remitida al regulador bursátil a las perspectivas de futuro del panorama del sector energético español, afirmando que ¢cualquier escenario debe tener sentido industrial¢ y ¢creación de valor para los accionistas¢.

En este contexto, Criteria pretende tener un papel principal en un proceso ¢que acaba de empezar¢ y en el que la sociedad cotizada se ve como ¢un jugador clave pero que no tiene prisa¢. Criteria cuenta en su cartera con el 35,54% de Gas Natural, el 12,68% de Repsol y el 44,1% de Agbar, según datos a 31 de marzo, tres grandes actores del panorama energético español.

Sector en conversaciones

Por ahora, Iberdrola y Gas Natural han pospuesto los contactos acerca de una posible fusión entre ambas compañías, tras constatar que las diferencias actuales de las dos partes acerca del método de integración se encuentran en ¢punto muerto¢, indicaron a Europa Press en fuentes conocedoras de las conversaciones.

En los contactos, siempre informales, no se llegó a hablar de reparto de poder ni se oficializaron las conversaciones, a pesar de que en el ínterin llegaron a cenar juntos el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y el de La Caixa, Isidre Fainé, acompañado por el máximo directivo de Repsol, Antoni Brufau.

Pese a que los tanteos no pasaron de preliminares, sí sirvieron para arrojar luz sobre la posición de unos y otros. Repsol y La Caixa propusieron una fusión entre iguales, con una ecuación de canje basada en la capitalización bursátil de las compañías, mientras que Iberdrola quería poner en valor sus planes de crecimiento y su condición de líder eléctrico.

El entendimiento entre las partes se deterioró antes de la junta de accionistas de Iberdrola del pasado 17 de abril. En la rueda de prensa previa, Galán ya lanzó un mensaje claro a la parte contraria: Iberdrola no admitirá una operación que sea dilutiva en beneficio o en 'cash flow', que no cree valor, que no contemple el principio de que ¢uno más uno son dos¢ (es decir, que no reduzca demasiado el tamaño de la empresa resultante por desinversión de activos) y que no aporte solidez financiera.

La eléctrica ha optado por fijar con claridad esta posición. Sus criterios son estrictos y parten, según dice la propia empresa, de una posición abierta en la que se reconoce cierto encaje estratégico con Gas Natural y en la que hay disposición a estudiar cualquier oferta que cumpla las condiciones anteriores. Galán lo expresó del siguiente modo en la rueda de prensa: ¢El control de la compañía tiene un precio, que se llama prima¢.

Por su parte, Repsol y La Caixa han puesto sobre la mesa una fórmula de canje de acciones que les permitiría acercarse al 20% de Iberdrola. La intención de los dos principales accionistas de Gas Natural era asumir esta posición y, posteriormente, comprar la participación de ACS en la eléctrica, de modo que se quedarían finalmente con un 29,9%, en una posición cercana a la opa obligatoria.

Entrada en Europa del Este

El director general de Criteria CaixaCorp, Francisco Reynés, anunció hoy que la sociedad que agrupa las participadas de La Caixa está ultimando la entrada en un banco de Europa Central para crecer en la zona. "Esperamos dar pronto noticias", señaló en la presentación de los resultados del primer trimestre para analistas e inversores.

La operación se traduciría en la toma de participación de un banco bien posicionado en Europa Central y "con oportunidades de crecimiento", expuso Reynés, que abogó por "minimizar riesgos" y por "ser prudentes" en el contexto económico y financiero actual.

Este es el tercer intento de Criteria para entrar en Europa Central, tras operaciones fallidas con un banco polaco y otro búlgaro, explicaron a Europa Press fuentes de la compañía presidida por Ricard Fornesa.

Reynés argumentó que la situación actual es "volátil" y requiere "más análisis que en el pasado", en cualquier operación, "en la banca, en energía -que representa el 35% del portafolio de la sociedad- y en cualquier sector", y añadió que Criteria tiene una "posición sólida", por lo que no tiene "prisas".