Mercados

El Ibex retrocede el 1,09% en la semana

El Ibex no ha culminado con éxito el asalto a los 14.000 puntos, lastrado por los máximos del petróleo y el euro y los decepcionantes resultados de algunas compañías. Aun así, ha perdido sólo un 1,09%.

Adiós a los 14.000 puntos. El intento del Ibex 35 de saltar esta cota psicológica se ha visto frustrado, al menos en esta ocasión. La escalada del petróleo, que ha propagado en los mercados el temor a una escalada inflacionista mundial, los máximos del euro frente al dólar, el récord del euríbor a un año y los decepcionantes resultados publicados por algunas compañías han impedido que las Bolsas dejaran atrás el fantasma de la crisis. Con unos niveles de volatilidad muy elevados (entre el máximo y el mínimo del Ibex 35 la diferencia ha sido de más de 500 puntos), el índice selectivo ha logrado salvar la semana con un moderado descenso del 1,09%, que le sitúa en 13.772,80 puntos.

'El mercado está intentando ver el lado positivo de muchas cosas. Los resultados no están siendo tan malos; ya habían sido revisados a la baja', explica Jesús Muela, de GVC.

De hecho, las decepcionantes cuentas presentadas por Bank of America, Credit Suisse y Microsoft, las crecientes tensiones en los mercados de crédito (el euríbor a un año ha rozado ya el 5%) o el crudo cotizando cerca de los 118 dólares por barril han pasado de refilón entre los inversores.

La mayoría de los expertos considera que la volatilidad se va a mantener aún durante las próximas semanas

Tampoco los nuevos indicios del deterioro de la economía de EE UU han conseguido hacer mella en los mercados. El índice de confianza de la Universidad de Michigan, conocido el viernes, cayó en abril hasta los 62,6 puntos desde los 69,5 puntos del mes anterior, el nivel más bajo en 26 años. Y, sin embargo, el Ibex cerró esta jornada con la mejor marca en cinco días, al subir un 0,76%.

Al contrario de lo que ha ocurrido en los últimos meses, las compañías constructoras han sido las que han capitaneado las ganancias esta semana. Ferrovial y Acciona se han revalorizado más de un 8% y ACS, un 2,81%. En el polo opuesto se sitúan Iberia, que ha caído un 5,95%, y Acerinox, con un retroceso del 5,43%. Dentro del sector financiero, el más castigado ha sido Popular, con un descenso de 3,34%, que tras la publicación de su beneficio trimestral ha recibido varias recomendaciones a la baja.

La indefinición ha sido común al conjunto de los mercados, aunque sólo la Bolsa española ha cerrado la semana en negativo. El mercado alemán ha ganado entre el lunes y el viernes un 0,78%, el parisino un 0,33% y el londinense, un 0,58%. También Wall Street ha salvado la semana con avances del 0,33% en el Dow Jones, del 0,54% en el Standard & Poor's y del 0,83% en el Nasdaq.

Los expertos consideran, sin embargo, que la relativa consistencia mostrada por las Bolsas europeas será bastante efímera. 'Si miras lo que está pasando en otros mercados (los de deuda, por ejemplo), se está anticipando una recuperación de la economía para relativamente pronto, algo que no cuadra con los datos', explica José Luis Martínez, estratega de Citi en España. Añade que la volatilidad se va a mantener por mucho tiempo y esto no es positivo para los inversores, ya que refleja elevados niveles de riesgo.

La opinión más unánime de los analistas es que lo peor está por llegar. 'Todavía no se han visto los mínimos', señala Jesús Muela, que no descarta que se produzca otra corrección a la baja en los índices de entre un 5% y un 10%. También son pesimistas en Banco Urquijo. 'El panorama fundamental sigue ofreciendo las suficientes dosis de riesgo para considerar que cualquier posible recuperación de las Bolsas tenderá a ser limitada', señala la entidad en un informe.

Para Víctor Peiró, director de análisis de Caja Madrid, durante las próximas semanas se van a repetir los mismos episodios de volatilidad en la Bolsa española. 'Las bandas máximas y mínimas en las que se ha movido el mercado no van a cambiar, incluso podrían estrecharse más. Los 14.000 puntos no se van a superar, ya que existe bastante desconfianza respecto a los resultados', explica.

Como referencias, los inversores contarán la próxima semana con la reunión que celebra la Reserva Federal del miércoles, los datos de desempleo en EE UU y con una nueva retahíla de compañías que enseñarán sus cuentas. En España, BBVA y Santander pondrán el broche al turno de la gran banca, mientras que en EE UU harán públicos sus resultados compañías de la talla de General Motors, Time Warner o Exxon Mobil.

Claves

Resultados: Han sido bastante dispares. Mientras que Bank of America, Credit Suisse o Microsoft decepcionaron con sus resultados, otras como Boeing han dado una alegría a los mercados.

Petróleo: El Brent ha rozado la barrera de los 118 dólares por barril, aunque al final de la semana se situaba en torno a los 117 dólares.

EE UU: Los datos conocidos la semana pasada, como el de confianza de Michigan, refuerzan la tesis de una recesión.

El dólar se aprecia un 1,2% con el euro

Los mercados de divisas han estado bastante agitados durante la semana. Tras marcar varios máximos históricos consecutivos, el euro ha frenado en seco su escalada. La divisa europea, que ha llegado a cotizar por encima de 1,6 dólares, ha cedido un 1,2% en estos cinco días, hasta situarse en 1,561 dólares. Hasta ahora, la debilidad mostrada por la economía estadounidense, inmersa según adelantan los últimos indicadores en una recesión, había dado alas a la moneda europea.

Algunos analistas consideran que éste podría ser el primer síntoma de un cambio de tendencia. 'Las perspectivas son de continuidad del movimiento, con próximos objetivos en 1,54', explica en un informe Banco Urquijo.

Otros, sin embargo, creen que sólo es un alto en el camino. 'La recuperación del dólar está relacionada con la liquidación de posiciones. No indica nada; no es un cambio de tendencia', asegura José Luis Martínez, de Citi.

Una de las claves para que el movimiento del dólar se afiance o no será la reunión de la Reserva Federal estadounidense el próximo miércoles. Los futuros sobre tipos de interés daban un 67% de probabilidades a que la Fed vuelva a recortar el precio del dinero en un cuarto de punto, hasta el 2%. Esto ampliaría aún más el diferencial de tipos entre EE UU y la zona del euro, donde el precio del dinero está en el 4%, uno de los principales detonantes de la remontada del euro.

Tipos al alza en Japón

El desfavorable dato de inflación en Japón (los precios subieron en marzo hasta el 1,2%, la cota más alta en 14 años) precipitó el viernes el desplome de los mercados de deuda. La rentabilidad del bono a diez años, que se mueve en sentido inverso a los precios, cerró con un repunte del 7,45%, con lo que se sitúa en el 1,6%. En la semana, el rendimiento de la deuda a largo plazo nipona ha saltado desde el 1,39% hasta el 1,6%.

Las cotizaciones en la Bolsa de Tokio se paralizaron durante 15 minutos, después de que la fuerte subida del futuro sobre el bono a 10 años -llegó a dispararse en la jornada hasta el 1,8%- activara los mecanismos establecidos en el mercado en este tipo de situaciones. Al final, el índice Nikkei se apuntó el viernes una mejora del 2,38% y terminó la semana en 13.863,47 puntos. Sin embargo, en el año acumula un descenso del 9,44%.