5d Inversión

Las grandes fortunas apuestan por la Bolsa

Las Sicav mantienen sus posiciones en plena crisis, elevan levemente el peso de la Bolsa española y reducen tres puntos la extranjera.

La tormenta no altera la cartera de las grandes fortunas
La tormenta no altera la cartera de las grandes fortunas

La renta variable extranjera es el activo predilecto de las grandes fortunas españolas. Ese dato es incuestionable si se analiza el reparto de activos de las ocho más importantes sociedades de inversión de capital variable (Sicav) españolas, uno de los vehículos financieros preferidos de los ciudadanos más ricos para encontrar destino a parte de sus gigantescos ahorros. La inversión en acciones, fondos de inversión o hedge funds extranjeros ­agrupados en el epígrafe renta variable internacional­ acaparan 1.022,3 millones de los 1.913,4 millones de patrimonio total, lo que supone nadamenos que el 53,4%, un porcentaje con todo inferior al que arrojaban estas mismas sociedades hace tres meses.

En segunda posición, pero a notable distancia, se sitúa la renta fija española, que representa un 23,6% de las inversiones de las Sicav líderes. Después se sitúa la renta variable española, donde se recogen también fondos de inversión registrados en la CNMV, que representa un modesto 20,7%del patrimonio. La tarta se completa con un testimonial 2,3% dedicado a la renta fija extranjera y a otros activos, como el capital riesgo.

Este perfil no es muy diferente al presentado en el trimestre anterior, el cerrado el 30 de septiembre de 2007, poco tiempo después del comienzo del estallido de la crisis subprime, que desató una oleada de fuertes caídas bursátiles en todo el mundo y la llegada de una elevada volatilidad de los mercados, que a día de hoy todavía persiste. Las carteras son bien similares, si bien se ha elevado ligeramente el peso tanto de la renta fija como de la renta variable española, que en septiembre ponderaban un 21,4% y un 19,1%, respectivamente. Por un lado se ha llevado a puerto seguro una porción importante del patrimonio y, por otro, se han buscado eventuales gangas en el mercado español.

Este cambio se ha hecho a costa de la renta variable extranjera. Sigue siendo la reina indiscutible, pero gozaba de un peso superior en losmeses previos, puesto que suponía el 56,6% del patrimonio.

Incluso si el examen de la composición se realiza respecto a carteras precedentes, como las de 2005, tiempo antes de que se previesen fuertes descensos de las Bolsas, el resultado no es muy diferente en la distribución entre renta variable y renta fija y entre activos españoles y extranjeros. Estos inversores, que cuentan con algunos de los mejores gestores profesionales, no han variado significativamente su apuestas pese a las turbulencias del mercado. La mayor parte de las sociedades se decantaba ya en ese ejercicio más por Bolsas y fondos de inversión foráneos que por la renta variable española. Cuando no se oían, ni de lejos, los tambores de la crisis que unos años más tarde asolaría a los sectores constructor e inmobiliario, que llegaron a contar con un fuerte en el Ibex.

Las razones de esta preferencia por las acciones extranjeras hay que buscarlas en parte en la naturaleza de las Sicav. Estas entidades son utilizadas por algunas de estas grandes fortunas para diversificar sus apuestas, y las empresas españolas ya forman parte de su patrimonio a través de las posiciones que cuentan directamente. En paralelo, no pocos gestores vienen advirtiendo desde hace algún tiempo que por datos fundamentales y por PER (número de veces que el beneficios está incluido en la cotización era conveniente la diversificación de activosmás allá del mercado doméstico.

Pero tampoco todas son iguales; difieren incluso las que tienen el mismo propietario y gestora, lo que muestra su capacidad para contar con estrategias muy diversificadas.Un ejemplo: la principal Sicav de Rosalía Mera, copropietaria de Inditex, no invierte en renta variable española, mientras que Doniños, del empresario gallego Manuel Jove, cuenta con una diversificada cartera de valores españoles y europeos. Y Allocation, de la familia Del Pino, lleva años apostando únicamente por Iberdrola y Cepsa dentro de la Bolsa nacional.

Sin embargo, existen elementos en común: la escasa presencia en el sector inmobiliario español, aunque sí semantienen en cartera algunas constructoras, y las posiciones más fuertes en grandes valores en detrimento de las compañías con más escasa capitalización. Pese la tendencia al cosmopolitismo de los magnates, la banca española se impone a su competidores extranjeros.

Pero, además de la diversificación, ¿qué otros aspectos positivos aportan las Sicav a las grandes fortunas y, si así lo deciden, a los inversores no tan potentes que se apuntan a ellas? Por un lado, la dirección profesionalizada que dan las gestoras de las primeras firmas de la banca, que diseñan carteras globales. Pero básicamente está el excelente tratamiento fiscal del que disfrutan. En el lado contrario, se encuentran los elevados gastos, ya que las auditorías y otras obligaciones propias de entidades que cotizan en mercados regulados y controlados por la CNMV sólo hacen rentables a las de un determinado tamaño.

Luis Regalado, director de Banca Privada de Banco Madrid, explica que, en última instancia, cualquier ahorrador puede convertirse en accionista de una entidad de un famoso inversor dando orden de compra a su intermediario (véase apoyo), aunque apunta que este hecho es todavía casi residual. Actualmente, hay 3.328 Sicav que cotizan en elMercado Alternativo Bursátil y su volumen de negocio acumulado en lo que va de año se sitúa en unos 513 millones de euros.

Un vehículo que no siempre es idóneo

Las Sicav cotizan y están, por tanto, abiertas a cualquier ahorrador que disponga del precio de sus acciones, pero no todos los expertos recomiendan entras en ellas.

¢Se tienen que dar algunas circunstancias para que las Sicav sean la vía más idónea para encauzar las inversiones de un cliente¢, señala Luis Sánchez de Lamadrid, consejero delegado de Banca Gottardo. Para este directivo de banca privada, si el patrimonio disponible no es elevado es preferible otra vía, como los fondos, con los que también se consigue la diversificación. A su juicio, estas sociedades tienen más sentido cuando el inversor puede sentarse en el consejo de administración y participar así en el diseño de la estrategia y el control de la gestora. Pero para ello es posible que sea necesario disponer de unos tres o cuatro millones de euros.

Por otro lado, destaca que, en caso que sí sea un vehículo apropiado, la elección requiere un análisis muy pormenorizado y que se debe hacer en función de que el perfil de inversor se adapte a la política de la Sicav. Además considera que, aunque la normativa actual fije un capital mínimo de 2,4 millones de euros, sólo justifica los elevados gastos las que cuentan al menos con un patrimonio de cinco millones.

Cómo entrar

● Cualquier inversor puede entrar en las Sicav de los grandes inversores, como Alicia Koplowitz o Ram Bhavnani, puesto que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Para comprar, hay que acudir al intermediario y explicarle el objetivo de la inversión. Después, hay que elegir una de las dos formas de comprar:

● Directamente a mercado. Las Sicav fijarán su precio mediante la confluencia de la oferta y la demanda a través de un sistema de fixing, en el que se fijarán dos precios: a las 12:00 y a las 16:00 horas.

● Por valor liquidativo. Los inversores comprarán al valor liquidativo que den a las propias Sicav ­como ocurre con los fondos de inversión clásicos­. En este caso, se desconoce el precio al que se comprará.

Familia Del Pino. Principales accionistas de Ferrovial

Centrados en la energía

Cepsa e Iberdrola. æpermil;stas son los dos únicos valores de la cartera de renta variable nacional de Allocation, la principal Sicav de la familia Del Pino. Sin embargo, la Bolsa española no es su primera opción, pues tan sólo representa el 9,94%, sino a internacional, que representa el 45,15%. Entre sus apuestas extranjeras, destacan la farmacéutica Merck, que representa el 4,36% del patrimonio total.

Amancio Ortega. Fundador, presidente y máximo accionista de Inditex

Más Bolsa nacional

El magnate del imperio Inditex tiene una preferencia clara: los fondos de inversión que invierten fuera de España, agrupados en el apartado de renta variable internacional, que suma el 52,93% del patrimonio de su mayor Sicav, Keblar. Con todo ha reducido el peso del apartado respecto al 61,85% correspondiente al tercer trimestre del año pasado. Así, la Bolsa española ha ganado peso hasta el 20,8% desde el 15,2%.

Ram Bhavnani. Antiguo accionista de Bankinter y actual de Banco Popular

La renta fija gana peso

El famoso inversor de origen indio se resguardó en el último trimestre del año pasado en renta fija, de forma que aumentó su peso en la Sicav Laxmi Inversiones hasta el 46,9% frente al 43,5% anterior. Mientras tanto, la principal perjudicada fue la renta variable española, que pasó al 22,98% desde el 31,66% anterior. Dos de sus valores preferidos son Renta Corporación, que supone el 3,14% del patrimonio, y Repsol (2,46%).

Alicia Koplowitz. Primera accionista de Acerinox

Apuesta por BBVA

La más famosa Sicav de la empresaria, Morinvest, protagonizó a finales del año pasado un claro movimiento defensivo al reducir el peso de la renta variable española hasta el 37,16% desde el 41,34%. No obstante, compró acciones de BBVA hasta representar el 8,91% del montante total frente al 2,63% anterior. La renta fija nacional representaba el 17,66%, lo que implica un importante aumento respecto al 3,55% previo.

Familia Entrecanales. Máximos accionistas de Acciona

Más acciones extranjeras

Entre las Sicav que pueden encuadrarse dentro de la familia Entrecanales, la de mayor tamaño es Inversiones en Bolsa S. XXI, caracterizada por su apuesta clara por la renta variable internacional. Incluso, ha ganado peso hasta alcanzar el 75,07% del patrimonio frente al 72,61% anterior. Su valor preferido es la química suiza Ciba, que supone el 4,43% de la cartera. Le sigue la textil británica Debenhams, con el 3,37%.

Rosalía Mera. Cofundadora de Inditex y su segundo principal accionista

La más internacional

La creadora de Inditex junto a su ex marido, Amancio Ortega, es la que más decididamente apuesta por los fondos internacionales. Así, en su Sicav Soandres, ha crecido el porcentaje que representa la renta variable extranjera hasta el 90,85% respecto al 87,55% anterior. El fondo preferido por Rosalía Mera es el Arc Fund, que representaba el 13,61%, seguido por el JPMorgan Diversified, que acapara el 8,81%.

Familia Sanahuja. Máximos accionistas de Metrovacesa

10% en Telefónica

Su patrimonio no está sólo en Metrovacesa, sino que apuestan por un gran número de compañías de la Bolsa española, que representan el 51,37% del patrimonio de su Sicav Inversiones Financieras Cresa. Y, entre todas, Telefónica brilla con luz propia, pues representa el 10% del total. A continuación, se sitúan Gamesa y Santander. Con todo, el peso de la renta variable nacional ha caído al 51,4% desde el 58,5% anterior.

Manuel Jove. Ex presidente de Fadesa y máximo inversión individual de BBVA

Cada vez menos bonos

En contra de la tendencia generalizada, Manuel Jove, a través de Doniños, ha decidido reducir el peso de la renta fija española hasta un magro 2,09% frente al 15,9% anterior. Al mismo tiempo, el peso del apartado renta variable nacional, que recoge también los fondos españoles, ha pasado al 48,5% desde el 36,5%. Entre las acciones, sus preferidas son Realia (9,8%), Vocento (8,9%) e Iberia (4,5%).